La mujer escribe y eso es lo que importa










3 de abril de 2014

Esther Seligson, 4 poemas 4


Fotografía de Mattiheu Deluc


A LOS PIES DE UN BUDA SONRIENTE


Pero un buen día

cuando llegues a olvidar,
te va a sorprender la realidad.
Pura López Colomé, Intemperie

Para Sergio A. Vega

I


Vengo de un largo

trayecto de abandonos
no soy la única
lo sé no lo presumo
pero son mis pies los míos
los que recorren y recorrieron
el camino mis pies y no otros
mi cansancio y fatiga
intemperie de abrazos
sin consuelo
ensimismada. 

(-fragmento- en Toda la luz, 2006

para leer completo en REVISTA DE LA UNIVERSIDAD UNAM)





Fotografía de Luke Byrne


ISLAS A LA DERIVA


El Yo es, por definición, puro silencio interior.

Teilhard de Chardin

I


Yo soy mi propio mar
el barco en que navego
el puerto la escala
el adiós el encuentro
el viaje y el trayecto
no hay errancia
sólo un perpetuo zarpar.
También soy mi propia isla.

(-fragmento- en Escritos a mano, Editorial JUS, Serie: Contemporáneos
para leer completo en FONDO DE CULTURA ECONÓMICA pág. 3)




Fotografía de Laura Makabresku



RESCOLDO PARA UNA EVOCACIÓN


Hoy me duele la vida como si fuera un tajo

de cuchillo en las muñecas.
Me abruman los hechos de violencia que cunden
el filo de mi propia recóndita agresión.


(-fragmento- en De sueños, presagios y otras voces, 1978
para leer completo en EL PODER DE LA PALABRA)





Fotografía de Lauren Treece



ORACIÓN DEL RETORNO

IX

Cautiva de tanto sueño contrariado
hoy quiero libre ofrecerles perdón
a final de cuentas sin duda recibí la parte de felicidad
que en este mundo me corresponde

A tus pies ofrendo Madre
la servidumbre de mis reproches
quémala
la carcoma de repetirme en la misma letanía de dolor
quémala
la turbia resaca de remordimientos
quémala
la viciosa costumbre de esperar lo improbable
quémala
la excusa del miedo que paraliza cobarde
quémala
la bastarda disculpa del amor rechazado
quémala
la mezquina astucia de apresar el tiempo
quémala
la distorsión que se juzga fiel certera
quémala
la calculada incapacidad de reparar el daño
quémala
quema las escorias que lazan mi vuelo
y bendice Madre lo que aún me queda por andar…

Jerusalem, 2006

(México D. F., Ediciones Sin Nombre, 2006)




Esther Seligson (Ciudad de México, 1941-2010)
en WIKIPEDIA
para leer MÁS

3 comentarios:

Ico dijo...

Maravillosa, Seligson, directa y pura como una bala al corazón.
gracias.

Darío dijo...

El dolor y el cansancio, quizá lo único que poseemos en exclusividad... Un abrazo.

Carmela dijo...

Sentimientos tan cercanos y tan maravillosamente expresados. No la conocía y me ha llegado muy dentro, Miriam. Buscaré más de ella,
Un abrazo!!

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...