La mujer escribe y eso es lo que importa










1 de abril de 2014

Márgara Russotto, Ejercicio de polifonía (+1)


Fotografía de Anja Stiegler 



EJERCICIO DE POLIFONÍA

Un día mi padre me llevó a ver el tren.

Lengua perfecta el sol
sobre los rieles
perdidos al infinito
sin comienzo ni fin. 
Entre las piedras
saltaba el colibrí, 
la dulce víbora
con su rastro de húmeda corchea.

¿Raíces había?

Cactus había, 
salvajes tunas inalcanzables
sacudidas por lagartos polvorientos
y después capturados
para mí.

"Observa la independencia de su cola trunchada 
la armonía funcional de las uñas
el sentido jeroglífico de sus escamas. 
Así es el mundo
al alcance de la mano
y erróneamente descifrable."

Pero de raíces
ni el recuerdo. 
Carecemos. 
Carecemos. 
Fuera del cuerpo que nos abriga
que puede acariciarse torpemente
ninguna tierra pasta. 
Arriba
todas las nubes del pensamiento abajo
pedruscos en el zapato.

Pero el tren, ¿lo viste? 
Tu padre, ¿qué te dijo?

Nada Nadie
Sólo el morado de las viñas
resplandecía
al sacudir mil veces
el pequeño pie
y con exactos gestos
librar de escombros la carne idolatrada
mientras pasaba el humo
encegueciendo la memoria
y pasaba
la mancha de las ventanillas
con todos sus ojos espiando el mar
que en algún lugar se prometía
en el salitre airoso
y el silbido
que era largo
y todavía en mi canta
esbelto el tallo
ondulante de forma
Nunca más volví a ver un tren
en mi vida.

(de Épica mínima, Edición Cultura Universitaria, Caracas, Venezuela, 1996)





Fotografía de Alisa Andrei



B O N U S  T R A C K


CELDA VACÍA

¿Ha de quedar a oscuras
este lugar sin libros
ni pensamiento?

¿No se sabrán mis penas?

Ediciones Torremozas, Madrid, 2002)


CELLA VUOTA

Resterà al buio
questo luogo senza libri
né pensieri?

Non saranno conosciute le mie sofferenze?

(Traducción al italiano de Martha Canfield)




Márgara Russotto 
(Palermo, Italia, 1946) 
Reside en Venezuela desde 1958
para leer MÁS

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...