La mujer escribe y eso es lo que importa










27 de abril de 2014

Vanesa Pérez-Sauquillo, La trampa del teléfono


(*)



LA TRAMPA DEL TELÉFONO


Caía fatalmente en la trampa del teléfono
que, como un abismo, atrae a los objetos que lo rodean
Nicanor Parra

Éste es mi contestador automático.
Para herir, simplemente, marque 1.
Para contar mentiras que me crea, marque 2.
Para las confesiones trasnochadas, marque 4.
Para interpretaciones literarias
producto del alcohol, marque 6.
Para poemas, marque almohadilla.
Para cortar definitivamente la comunicación,
no marque nada, pero tampoco cuelgue,
titubee en el teléfono
(a ser posible durante varios meses)
hasta que note que voy abandonando el aparato
a intervalos de tiempo cada vez más largos.
No desespere. Aguante.
Espere a que sea yo la que se rinda.
Le evitará cualquier remordimiento.
Gracias.




Vanesa Pérez-Sauquillo (Madrid, España, 1978)
de Bajo la lluvia equivocada, Hiperión, 2006
Premio de Arte Joven de la Comunidad de Madrid
para leer MÁS

2 comentarios:

Tuky Waingan dijo...

A veces, se me clavan en el alma los poemas que compartis.
¿te dije gracias por darle poesía a mis mañanas? eso, gracias.
Abrazo enorme

Miriam Tessore dijo...

Si mi querida Tuky, me lo dijiste! Y es tan lindo que se renueve el saludo! No te das una idea!!!

Un enorme abrazo

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...