La mujer escribe y eso es lo que importa










14 de mayo de 2014

Nurit Zarchi, Maridos



Fotografía de Alin Ciortea




MARIDOS

Me pasan facturas
por no haber sido feliz
y siempre me sorprenden con su verborragia.

Me reclaman recibos por mi destino
y me hacen pensar que,
por culpa de mi gata,
vivimos en la ciudad equivocada.

En tiempos de conflictos internacionales
me mandan con mi mamá.
Como si el hecho de ser yo misma madre
fuera una ilusión.

Algunos de ellos me ofrecen las tortas
que yo misma horneé y me piden que les agradezca
el haber inventado la electricidad, el invierno y la mermelada.
El que no me guste la mermelada no importa;
pues de cualquier manera ellos editan mis memorias.

En el fondo de sus corazones sospechan
que poseo acciones bursátiles
(sólo que no tiendo a compartir).
Siempre que les ofrezco mis pobres dones de prestado
están demasiado cansados
o sumamente preocupados por mis proporciones correctas.

Pronuncian la palabra “narcisismo” con ojos entornardos,
como quien fuma un narguila.
Murmuran a mi paso con disgusto
como quien tranca súbitamente una ventana
ante un insecto o una corriente.
Para cuando se me pasó el susto
entendí que se referían a mi necesidad de aire.

Cuando se van, dejan el vacío de sus tazas
y como contrapartida tienden a llevarse mi diccionario.
Se internan en lo profundo de sus vidas,
como el continente en el mar holandés
y me dejan sin sintaxis con la que pueda
poner en marcha mi dolor.


Traducción al castellano de Gerardo Lewin


HUSBANDS

They present me with a bill 
because I wasn’t happy, 
and always amaze me with their vocabulary. 

They request a receipt for my fate 
and encourage me to think 
that because of my cat 
we live in the wrong town. 

In a time of national struggles 
they refer me to my mother 
as if the fact that I’m a mother is a fiction. 

A few of them serve cake 
that I bake, and want thanks for the invention of electricity, 
winter, and jam.  That I don’t like jam 
doesn’t matter, because anyway they are editing my memoirs. 

Secretly in their hearts they think I own stocks 
which I’m not likely to share 
and when I arrive to distribute my borrowed gifts 
they are always too tired or concerned with proportions. 

They pronounce the word ‘narcissism’ with closed eyes 
                              as though sucking on a water pipe, 
muttering at me with disgust 
as if they were slamming a window on a draft or a bug. 
When I stopped being afraid 
I saw they had targeted my need for air. 

When they leave, they forsake the emptiness of their cups, 
and in return tend to take my dictionary with them, 
disappearing into their lives like the land into the Dutch sea, 
without leaving me any language in which to stir my pain.

(Traducción del hebreo al inglés de Lisa Katz) 




Nurit Zarchi 
(Jerusalén, Israel, 1941)
en WIKIPEDIA

2 comentarios:

Darío dijo...

Buenísimo.

una chica de ojos marrones dijo...

este poema me pilla releyendo la casa de muñecas de ibsen... y no he podido evitar pensar que este poema podría haberlo escrito Nora.
que me ha encantado!!
besos!!

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...