La mujer escribe y eso es lo que importa










13 de junio de 2014

Aída Roisman, 2 poemas 2


Fotografía de Hrystia Kaminska



no me banco esa constancia del amor
ni su rito pendular
ni ese ritmo cumple noches
cumple años
                    siempre químicos enredos
                    embarazos de serpientes
                    nacimientos de manzanas
                    primaveras desde el vientre
estoy harta
no me banco esa constancia del amor

Non me la calo questa costanza dell’amore
né il suo rito pendolare
né questo ritmo comple notte
comple anno
sempre chimiche complicazioni
gravidanze di serpenti
nascite di mele
primavere dal ventre
sono stufa

non me la calo questa costanza dell’amore

(Traducción del CCTM)



Fotografía de Aëla Labbé



lejos
en la específica soledad de este cuarto
levanto campamentos a 1000 km de mí

el cuerpo forcejea
y termina aquí
de rodillas
en la desamparada tarde del sábado
porque tiene miedo de saborear el desierto

y en el teléfono
un trueque
por becerros de oro



Lontano
nella specifica solitudine di questa stanza
faccio campeggio a 1000km da me

il corpo lotta
e finisce qui
sulle ginocchia
nell’abbandonato pomeriggio del sabato 
perché ha paura di assaggiare il deserto

e al telefono
uno scambio

per vitelli in oro

(Traducción del CCTM)


Aída Roisman 
(Córdoba, Argentina, 1937-2014)
de Ningún lugar como, Ediciones Último Reino, Buenos Aires, 1991
para leer poemas del libro  Dos sentencias
para leer más en  UNA BALLENA PODRIDA EN LA PLAYA
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...