La mujer escribe y eso es lo que importa










30 de junio de 2014

Amalia Bautista, Ida y vuelta


Fotografía de Oleg Oprisco



IDA Y VUELTA

Cuando nos dirigimos al amor
todos vamos ardiendo.
Llevamos amapolas en los labios
y una chispa de fuego en la mirada.
Sentimos que la sangre
nos golpea las sienes, las ingles, las muñecas.
Damos y recibimos rosas rojas
y rojo es el espejo de la alcoba en penumbra.

Cuando volvemos del amor, marchitos,
rechazados, culpables
o simplemente absurdos,
regresamos muy pálidos, muy fríos.
Con los ojos en blanco, más canas y la cifra
de leucocitos por las nubes,
somos un esqueleto y su derrota.

Pero seguimos yendo.




IDA E VOLTA

Quando nos dirigimos ao amor
todos vamos ardendo.
Levamos amapolas nos lábios
e uma faísca de fogo no olhar.
Sentimos que o sangue
nos golpeia as têmporas, as virilhas e os punhos.
Damos e recebemos rosas vermelhas
e vermelho é o espelho do quarto em penumbra.

Quando voltamos do amor, murchos,
rechaçados, culpados
ou simplesmente absurdos,
regressamos muito pálidos, muito frios.
Com os olhos desmaiados, mais grisalhos e a cifra
de leucócitos nas nuvens,
somos um esqueleto e sua derrota.

Mas seguimos em frente.

(Traducción al portugués de Ronaldo Costa Fernández)




Amalia Bautista (Madrid, España, 1962)
en Tres deseos (Poesía reunida), Editorial Renacimiento, 2006
para leer MÁS

5 comentarios:

José Antonio Fernández dijo...

Será por esa necesidad que tenemos...

Muy buen poema.

Un abrazo!

Leo Mercado dijo...

Hay lugares de los que no hay que volver.

Carmela dijo...

Pero seguimos yendo.

Un beso.

Blue dijo...

Como ir a una fiesta. Se va ligero y se vuelve con las piernas cansadas.

Besos, Emma.

Mirella S. dijo...

Amalia, por siempre Amalia...

Besos.

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...