La mujer escribe y eso es lo que importa










3 de junio de 2014

Edna St. Vincent Millay, Qué labios mis labios besaron...


(*) s/d del autor de la fotografía



Qué labios mis labios besaron
y dónde y por qué, lo olvidé.
Qué brazos posaron bajo mi nuca
hasta el amanecer.
Esta noche, la lluvia
se puebla de fantasmas
que suspiran y golpean el vidrio
y aguardan respuesta.
En mi pecho se agita una muda tristeza
por aquellos muchachos que olvidé
y que ya no volverán a gemir por las noches.
Así se siente el árbol solitario
en el invierno
sin saber qué pájaros se fueron.
Sólo sabe que sus ramas
están más silenciosas que antes.
No puedo decir
qué amores han llegado y partido.
Sólo sé que el verano cantó en mí
un breve tiempo
y que no canta más.



What lips my lips have kissed,
and where, and why,
I have forgotten, and what arms have lain
Under my head till morning; but the rain
Is full of ghosts tonight, that tap and sigh
Upon the glass and listen for reply;
And in my heart there stirs a quiet pain
For unremembered lads that not again
Will turn to me at midnight with a cry.
Thus in the winter stands a lonely tree,
Nor knows what birds have vanished one by one,
Yet know its boughs more silent than before:
I cannot say what loves have come and gone;
I only know that summer sang in me
A little while, that in me sings no more.




Edna St. Vincent Millay 
(Rockland, Maine, EE. UU, 1892-1950)
de Collected Poems, Harper & Row , 1956
Traducción de Roberto Díaz
para leer más en HASTA DONDE LLEGA LA VOZ


Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...