La mujer escribe y eso es lo que importa










19 de julio de 2014

Gloria Posada, Dicen (+1)



Ilustración de Kazuo Oga



DICEN

Dicen 
que al rotar la Tierra
ciudades en diferentes momentos 
están bajo un mismo cielo 

que hay un lugar
donde océanos se unen
en tonalidades del azul 

que paisajes de arena se deshacen 
para enseñarnos la inmutable belleza de las rocas

que en un día la mariposa
puede nacer y morir

que nubes sobre el horizonte del mar 
señalan la existencia de islas

que destellos de luz persisten en el aire
después del aleteo

que algo extraño sucede 
cuando la canoa toca por primera vez el agua

que el cazador nunca encontrará su presa
y sin saberlo se alimenta de simulacros y sombras

que caparazones de tortugas muertas
forman dibujos de piedra 

que desiertos florecen
y semanas después son otra vez arena 

que las aves son las primeras en llegar 
a una nueva isla 

que la piel de serpiente cambia 
y permanece en el lodo 
mientras el cuerpo se desliza

que plumas descienden del vuelo 
para recordar que lo leve también cae 

que plantas tienen extrañas formas 
de movimiento y quietud 

que capullos y alas de mariposas 
son indicios del tiempo que pasa 

que otra selva existe en ramas 
y suelo de hojas 

que huevos vacíos de la última nidada 
frágiles se integran al polvo que todo lo cubre 

que astas de ciervo no pueden ser devoradas
porque cada ser deja algo para alimento de la tierra

que en cada generación
cazadores y presas se intercambian
fundan otra selva

que cuando vientos provienen 
de dirección equivocada 
no podremos regresar a casa 

que a cada uno en su vida 
se le tienden emboscadas 
hasta que en la última sucumbe

que miembros amputados del cuerpo duelen 
y pueden sentir calor

que aumentará la temperatura
y la sequía extinguirá la humedad en suelos
plantas, cuerpos, bocas

que una brújula es inútil 
en el Polo Norte 

que el frío penetra huesos
y un día todos se reunirán para darse calor 

que nadie recuerda 
qué vio al nacer 

que la Luna 
es lugar desolado
La muerte
es nube de alas negras 
y desciende

que paralelo a este mundo 
hay otros narrados 
la voz crea lo invisible 

y dicen más palabras 
frases que son olvido 
distancia producida 
por toda certidumbre

-2002-

(de Naturalezas, Ediciones Sin Nombre, México D.F., 2006)



THEY SAY

They say
that when the Earth spins,
at different moments, cities
lie under the same sky

that there is a place
where the oceans mingle
in shades of blue

that sand landscapes crumble
to teach us the immutable beauty of the rocks

that the butterfly may be born
and die in one day

that the clouds above the sea’s horizon
point to the existence of islands

that light sparkles remain in the air
after the fluttering

that something strange happens
when the canoe touches water for the first time

that the hunter will never find his quarry
and feeds on pretenses and shades without knowing

that dead turtles’ shells
draw stone patterns

that deserts blossom
to become sand again weeks later

that birds are the first to arrive
at a new island

that the serpent’s skin changes
and remains in the mud
while the body glides

that feathers descend from the flight
to remind us that the weightless also falls

that plants have strange forms
of movement and motionlessness 

that butterfly cocoons and wings
are traces of the passing time

that another jungle exists in branches
and leaf carpets

that brittle empty eggs from the last hatch
become part of the dust covering everything

that deer horns cannot be devoured
because each being leaves behind some food for the earth

that in each generation
hunters and quarries exchange places
found another jungle

that when the winds come
from the wrong direction
we shall not be able to go back home

that to each of us in our lives
ambushes are laid
until in the last one we perish

that amputated limbs hurt
and can feel the heat

that the temperature will rise
and the drought will kill moisture in soils,
plants, bodies, mouths

that a compass is useless
at the North Pole

that the cold gets into the bones
and one day everyone will unite to stay warm

that no one remembers
what they saw at birth

that the Moon
is a desolate place
Death
is a black-winged cloud
and descends

that in parallel to this world
there are other, narrated ones
the voice creates the invisible

and they say more words
sentences that are oblivion
distance produced
by all certainty

(Traducción de Laura Chalar, 2011) 




Hong Kong



B O N U S  T R A C K



CIUDAD

Bajo este cielo sin estrellas
el desarraigo
es nuestra única
pertenencia

(en Antología de la poesía latinoamericana del siglo xxi: el turno y la transición
 compilado por Julio Ortega, Siglo XXI Editores, 1997)



Gloria Posada 
(Medellín, Antioquía, Colombia, 1967)
para leer más en DE OTROS MUNDOS  
y en FESTIVAL INTERNACIONAL DE POESÍA DE MEDELLÍN

3 comentarios:

Carmela dijo...

Y dicen tantas cosas....pero hay que saber contarlo, como ella lo hace.
Besos, Emma.

Miriam Tessore dijo...

:) si, siempre dicen algo. Muchas veces vale la pena escuchar, pero también hay que vivir.

Un abrazo Carmela.

Leo Mercado dijo...

Las estrellas cumplen la función de sostener la supuesta finitud del cielo negro, opaco. Sin ellas, lo inconmensurable abruma sin piedad.

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...