La mujer escribe y eso es lo que importa










11 de julio de 2014

Julieta Marchant, 2 poemas 2 (+2)


Fotografía de Amber Marie Chavez


He construido un jardín como quien hace
los gestos correctos en el lugar errado.
Errado,
no de error, sino de lugar otro (...)


seré la otra anclando el cuerpo en esta 
el patio trasero de lo propio las ventanas entreabiertas 
yo abriendo una puerta que de cerca es el dibujo 
de una puerta trazada por alguien que se me parece 
la ilusión de los mapas que sólo son habitables por el silencio 
y por las manos que los dibujan y se aquietan 

cuál será el gesto preciso o de dónde vendrán los jardines 
quién será capaz alguna vez
la primera piedra fue lanzada por alguien que ya nadie recuerda 
la imagen de los árboles quemándose la otra corriendo 
el fuego de los márgenes y lo oblicuo haciéndose curvo 
correr es devolverse dice una voz que buscarse entre la maleza 
dice los gestos vacíos no hay espacio dice acá no 

lo otro es simplemente una palabra desarmándose 
el eco de algo que tuvo sentido alguna vez quién 
será capaz de caminar hacia el bosque sin desviarse 
con el sonido de los pasos de lo negro que viene detrás quién 
hará del jardín lo propio desde adentro armándose entre la ceniza 
el viento levantando la tierra una mujer extranjera se voltea 
alguien llama esta puerta es sólo un trazo nada más que un esbozo 
de árboles ardiendo un montón de escombros a la distancia 

(de Urdimbre, Ediciones Inubicalistas, 2009)




Fotografía de Adriano Sodré


Me conformo con escuchar el ruido del vuelo

la ceniza de tus dedos el cielo aguándose allá 
y nosotros con este lenguaje vano que no habita 
ni atraviesa los contornos abiertos los vuelos y las caídas 
por qué el mundo se conformará de orillas 
qué cuerpo podrá dejarse ir sin que las piedras lo remezan 
la corriente un río adentrándose partiendo el mundo en dos 
yo estuve en el bosque quizá mis pies se separaron de la tierra 
o la tierra se abrió para cerrarse sobre mí quizá estuviste 
dibujando pequeños vuelos con las manos en un muro a contraluz 
quizá tantas cosas tantas voces amontonadas en estas esquinas 
nuestra historia se compuso de costados líneas tensando 
las palabras que escarbamos en medio de la basura 
todas las piedras que lanzamos al vacío para que alguien escuchara 
los tropiezos las ventanas entreabiertas el barro seco en las rodillas 
por qué pudiste mirar desde adentro 
quién sabrá lo que es tener a alguien que raja lo propio y lo entrega como ofrenda 

(de Urdimbre, Ediciones Inubicalistas, 2009)



B O N U S   T R A C K


Fotografía de Amber Marie Chavez



cuál será el gesto preciso o de dónde vendrán los jardines
quién será capaz alguna vez
la primera piedra fue lanzada por alguien que ya nadie recuerda
la imagen de los árboles quemándose la otra corriendo
el fuego de los márgenes y lo oblicuo haciéndose curvo
correr es devolverse dice una voz que buscarse entre la maleza
dice los gestos vacíos no hay espacio dice acá no








tu cara es puro deseo/ 
el desacomodo de salir del territorio de lo que quisiera retener/ 
el frío puede explicarse, la bruma quizá/ 
esta escritura es una mancha, nada más/ 
borraré tu

silueta con la punta de la lengua/ 
en qué archivo, bajo qué lenguaje



Il tuo volto è desiderio puro/ 
la scomodità d’uscire dal territorio di ciò che vorresti/ 
il freddo si può spiegare, la bruma forse/ 
questa scrittura è una macchia, niente di più/ 
cancellerò la tua figura con la punta della lingua/ 
in che archivio, sotto quale linguaggio 





Julieta Marchant 
(Santiago, Chile, 1985)
POETA/EDITORA DE ALQUIMIA Y CUADRO DE TIZA
para leer la plaquette Té de jazmínMarea Baja Ediciones, 
poesía, 2010
para leer MÁS

1 comentario:

DenniZu dijo...

siempre es un agrado leer a ju! me encanta

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...