La mujer escribe y eso es lo que importa










17 de julio de 2014

Rocío Silva Santisteban, Mariposa Negra


Fotografía de Natasha Gudermane



MARIPOSA NEGRA

El papel que he puesto sobre las ventanas ha quedado empañado
La humedad de su saliva sobre mis piernas, entre mis dedos
Se guarda y en pequeñas cavidades, destroza
Esto que a veces pretendo inventar. 
No, amor, no basta con lamer nuestros cuerpos,
No basta con patearnos y gritar, jadear hasta pulverizarnos
No, amor, 
No preguntes la hora después, no enciendas la luz, no hables, no pienses, no respires
Quieto
Deseo recorrer con mis sucias manos tu cuerpo inerte
Y sentir que mis olores te poseen, se incrustan entre tus vellos
Te deshacen.
Mi habitación rojiza se abre como una niña y espera
Pero este rojo tuyo no puede mezclarse ni sangrar, no puede
Rebajar esta brecha de tormento entre tu espacio y el mío
Tu saliva de nuevo sobre la palma de mi mano y tus ojos intentando
No amor
No basta con emitir gruñidos de animal en celo,
No basta con destrozar mi ropa en jirones al aire, no basta
Con inyectarnos veneno en este encuentro
No amor,
Cuando termino de escuchar la música que dejaste
Cuando corto un pedazo de pan y lo mastico para engañar mi furia 
Cuando recorro con ojos lascivos la habitación en rojo
Y constato tu presencia en el interior de otra 
Habitación vacía, cuando
Enredo entre mis dedos el ansia y la distancia
Sólo la imagen de tu sombra estirada sobre el papel fucsia permanece en mi silencio
Y una mariposa negra, presagio de la muerte, me acompaña.




Rocío Silva Santisteban (Lima, Perú, 1963)
ESCRITORA/PROFESORA/ACTIVISTA DE DERECHOS HUMANOS Y ZURDA
de Mariposa Negra, Jaime Campodónico Editores, Lima, 1993
su web: KOLUMNAOKUPA
para leer MÁS
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...