La mujer escribe y eso es lo que importa










21 de agosto de 2014

Else Lasker-Schüler, 3 poemas 3



Fotografía de Kirill Vorontsov 



DETRÁS DE LOS ÁRBOLES ME OCULTO

Hasta que mis ojos dejen de llover,
Y los mantengo profundamente cerrados,
Para que nadie mire tu imagen.

Y enlacé mis brazos en torno a tí
Como pámpanos.

Si unida a ti estoy estrechamente,
¿Por qué me arrancas de ti?

Te regalé la flor
De mi cuerpo,

A todas mis mariposas
Ahuyenté hacia tu jardín.

Siempre caminé a través de granadas,
A través de tu sangre vi

Al mundo por todas partes arder
De amor.

Pero ahora golpeo con mi frente
Ensombreciendo las paredes de mi templo.

Oh, tú, funámbulo tramposo,
Tú dejaste una cuerda floja.

Qué fríos me son todos los saludos,
Yace desnudo mi corazón,

Mi barco rojo
Late con espanto.

Estoy siempre en el mar
y ya no tomaré tierra.

(Versión de Sonia Almau, extraído de A MEDIA VOZ )




Fotografía de Elizabeth Goncharuk



ESTOY TRISTE

Tus besos oscurecen, sobre mi boca.
Ya no me quieres.

¡Y cómo viniste!
Azul a causa del paraíso;

En torno a tus más dulces fuentes
Revoloteó mi corazón.

Ahora quiero maquillarlo,
Igual que las prostitutas
Colorean de rojo la rosa marchita de sus caderas.

Nuestros ojos están entornados,
Como cielo agonizante 

Ha envejecido la luna.
La noche ya no despertará.

Apenas te acuerdas de mí.
¿A dónde iré con mi corazón?

(Versión de Sonia Almau, extraído de A MEDIA VOZ )





Interior del palacio de Potala, antigua residencia del Dalái Lama


UN VIEJO TAPIZ TIBETANO

Tu alma, que por la mía se desvive,
trenzada está con ella en un tapiz del Tibet.
Destello con destello, enamorados colores,
estrellas cielo avante diciéndose de amores.
Nuestros pies en esta joya descansando,
nudosmilesymilesocupando.
Dulce hijo de un Lama sobre un trono de almizcle,
¿desde cuándo se besa tu boca con la mía
y en la mejilla urde del tiempo viva urdimbre?

(Traducción de Ricardo Bada)



EIN ALTER TIBETTEPPICH

Deine Seele, die die meine liebet,
Ist verwirkt mit ihr im Teppichtibet.
Strahl in Strahl, verliebte Farben,
Sterne, die sich himmellang umwarben.
Unsere Füße ruhen auf der Kostbarkeit,
Maschentausendabertausendweit.
Süßer Lamasohn auf Moschuspflanzenthron,
Wie lange küßt dein Mund den meinen wohl
Und Wang die Wange buntgeknüpfte Zeiten schon?




Else Lasker-Schüler 
(Elberfeld, Alemania, 1869 / Jerusalén, 1945)
para leer más en POÉTICAS

2 comentarios:

SUREANDO dijo...

Con tu permiso me llevo ese maravilloso tapiz.

Miriam Tessore dijo...

Por supuesto que si Sureando, un abrazo

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...