La mujer escribe y eso es lo que importa










12 de septiembre de 2014

Claudia Masin, Una película de amor


La astronauta Karen Nyberg en la estación espacial Kibo



Yo comprendo la pasión de los astrónomos, 
las noches en vela, la atención dispuesta 
a captar, de entre todo lo que existe, 
cierta fosforescencia en el cielo. Podría decir,
como ellos, que las cosas que me importan
no suceden en el mundo. La mirada vive, en lo que ve,
una segunda vida, más real que la primera, más intensa.
Yo pensaba que mirándote siempre, en todos los momentos,
los instantes preciosos que guardabas dentro de tu cuerpo
se transferirían a mi propia constelación 
de recuerdos, y lo deseaba con tanta fuerza que creí
ver con tus ojos -sin haberme movido jamás de esta ciudad 
o de este cuarto- los detalles de tu casa natal, las tormentas
de nieve en un pueblito del sur, la tierra
completamente roja en el otoño, invadida por las hojas 
de los arces, dos pies pequeños y descalzos, 
cubiertos por el barro, el rostro de tu madre.
Quizás la intimidad entre dos seres dura 
lo que dura ese momento en que sabemos
de los cuerpos y las cosas que otro amó,
en otro tiempo. O acaso nadie alcance a rozar, 
ni en su deseo, las imágenes ajenas,
y estés sola, y yo esté sola, y sea el nuestro, 
-como el recorrido de las familias de esquimales hacia el sol,
sobre la nieve- un viaje del cual no queda huella. 

(2003, basado en el film "Una película de amor" del "Decálogo" de Krysztof Kieslowski)




Claudia Masin 
(Resistencia, Chaco, Argentina, 1972)
de El secreto (antología 1997-2007), Editorial de la Paz, 2007
para leer MÁS

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...