La mujer escribe y eso es lo que importa










5 de noviembre de 2014

Blanca Sarasua, 2 poemas 2



Fotografía de Sannah Kvist



PUENTE DE PIEDRA

Había un puente. No era de piedra.

No guardaba un pasado, ni besos, ni suicidas.
Era vulgar. Un puente de cemento
con su blasfemia a cuestas.
Con el paso de tiempo
no sería una ruina de apellidos arcaicos.
Lo crucé. Tenía que cruzarlo.
Cuántos puentes después de hormigón
me cedieron el paso,
ni uno sólo de piedra.
De piedra sólo ha sido
el puente hacia tu abrazo.

(de ¿Quién ha visto un ambleo?Editorial Torremozas, 1994)






Fotografía de Jorge Herbert Matter (1907-1984)




UNA BUENA PREGUNTA


Después del cuello y hacia abajo era la nada

y la voz imperceptible de la arteria.
Y su collar suave, y sus ramajes altos
con su cetro truncado o sangre mínima.
Generación sin cuerpo
de tristes guantes blancos,
diario escrito comiéndose las uñas,
sin un choque de estrellas en su álbum
ni conjugar sus verbos todavía.
Después del cuello y hacia abajo,
¿a dónde se iba?

(de Ballestas contra el miedo, 1990)





Blanca Sarasua 
(Bilbao, España, 1939)
para leer MÁS

2 comentarios:

Maia L.B. dijo...

Me gustan. Son sumamente rítmicos. Besos.

Darío dijo...

Indeseable puente...

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...