La mujer escribe y eso es lo que importa










21 de noviembre de 2014

Marta Bohemia, 2 poemas 2

                           
Fotografía de Kubra Sagin 



COMO NO HABER COMIDO PAN EN LA VIDA

Llega a veces ese hambre,
como de no haber comido pan en la vida.
Acecha en el Metro con una pareja
entrelazándose las manos
a las nueve antes del mediodía,
domicilios conyugales,
viajes organizados en agencia
donde terceros, aparte del agente,
son multitud.
Y me pregunto cómo será,
lo mismo que me preguntaba con quince años,
malpensada como soy,
más trotada, más vivida, más generosa,
cómo, ¡cómo!,
es decir a alguien que le quieres
estando segura de encontrarle
mañana y al otro mes,
también al despertar. Buenos días.
Y basta con dejar caer los párpados,
para llenarse las tripas de golosinas,
y darse un baño de sándalo,
para olvidar el hambre de pan.
Porque hay un hambre atrasada
que no se olvida por desconocer.
Un hambre terrible
como de no haber comido pan en la vida






Fotografía de Dave Beckerman




LAS LENTEJAS

La vida se despliega
                           con las ventajas del mundo moderno 
                           un poco más tarde de lo que supuse:
                           hoy he cocinado mis primeras lentejas
                           a pesar de llevarlas años ganando.
                           Me veo muriendo, muy anciana,
                           y confesando ("todo lo quisimos
                           y todo lo tuvimos, ¿no es cierto?").
                           Retozando en brazos del entusiasmo,
                           paseando al sol
                           a pesar de los autómatas con sombrilla, 
                           gozando de la sensación de escapar
                           a las gravedades,
                           en cada paso,
                           ganándome la luz del día
                           con una opinión fundamentada
                           en el ser humano y en su dicha.
                           Tratando al espectador con el debido respeto,
                           aún sabiendo que la realidad no tiene remilgos,
                           fórmulas de cortesía
                           ni buenas maneras.
                           Hoy ya no tengo miedo de querer.
                           Hoy ya no tengo miedo de no querer.




Marta Bohemia (Madrid, España, 1984)
para leer MÁS
su BLOG

1 comentario:

Amapola Azzul dijo...

ES bueno no tener miedos, besos.

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...