La mujer escribe y eso es lo que importa










20 de diciembre de 2014

Donna Masini, Despacio


Fotografía de Juergen Teller


DESPACIO

Una vez vi a una serpiente comerse un conejo.
Cuarto grado, el reptilario del zoológico 
el conejo duro, el hocico primero, arena pegada a su pelaje,

la cabeza apretada en las anchas
mandíbulas de la serpiente, la serpiente
tragándola por su larga garganta.

Toda garganta esa serpiente – no podía decir
dónde terminaba la garganta, dónde empezaba 
el cuerpo. Recuerdo el recinto

de vidrio, cómo esa serpiente
se tomó su tiempo (todas las chicas se quejaban, gritaban
¿pero no estaban asombradas, fascinadas,

diciendo que no podíamos mirar pero mirábamos, no estábamos
atrapadas por eso, no estábamos
imaginando – qué estábamos imaginando?)

La Srta. Peterson nos apuró a que avancen, chicas,
pero no nos podíamos mover. Era como si
un helecho se desplegara, la mano

del minutero se moviera por el reloj. No entendía por qué
la serpiente no se ahogaba, el conejo nunca
se movía, cómo las mandíbulas seguían abriéndose

más y más, llevándoselo adentro, tal y como
yo estoy tomando esto, despacio,
haciéndolo mío en mi cuerpo:

este dolor. Cuánto tarda
el cuerpo en darse cuenta.
Nunca vas a volver. 




SLOWLY

I watched a snake once, swallow a rabbit.
Fourth grade, the reptile zoo
the rabbit stiff, nose in, bits of litter stuck to its fur,

its head clenched in the wide
jaws of the snake, the snake
sucking it down its long throat.

All throat that snake--I couldn't tell
where the throat ended, the body
began. I remember the glass

case, the way that snake
took its time (all the girls, groaning, shrieking
but weren't we amazed, fascinated,

saying we couldn't look, but looking, weren't we
held there, weren't we
imagining--what were we imagining?)

Mrs. Peterson urged us to move on girls,
but we couldn't move. It was like
watching a fern unfurl, a minute

hand move across a clock. I didn't know why
the snake didn't choke, the rabbit never
moved, how the jaws kept opening

wider, sucking it down, just so
I am taking this in, slowly,
taking it into my body:

this grief. How slow
the body is to realize.
You are never coming back.



Donna Masini (Brooklyn, NYC, EE.UU.)
de Turning to Fiction, Published by W.W. Norton, 2004
Traducción de Tom Maver
para leer una entrevista en: HOW A POEM HAPPENS
su WEB

3 comentarios:

Dot dijo...

qué descubrimiento!! qué fuerza!

Miriam Tessore dijo...

Si Dot, a mí también me sorprendió. Le escribí a Tom Maver para que me dijera si era tan buen poema como presumía, y en su traducción lo confirmé!

Gracias por escribirme.

fernando delgado dijo...

poesía tremenda realidad

"Cuánto tarda
el cuerpo en darse cuenta.
Nunca vas a volver."

abrazo

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...