La mujer escribe y eso es lo que importa










27 de diciembre de 2014

Esther Garboni, 5 poemas 5

Fotografía de Juergen Teller


XV

Tan cerca te tenía,
que te respiré.




Fotografía de Juergen Teller



X

Y es una copa
vacía tu alma
que no puedo
yo
llenar.




Fotografía de Juergen Teller



XXVII

Las seis y cuarto una vez más.
Pone el café y la radio,
enciende la plancha,
conecta el móvil,
se mira en el espejo de reojo
y se ata el pelo en una trenza.
Las seis y veinticinco.
No hay lugar para el bostezo.
Se sube a los tacones
y abre las ventanas.
Nadie en la calle.
Nadie en su vida.
Nadie que la acompañe al dentista,
que le haga una tila a su insomnio,
que le respire en la nuca...
y, entonces, de repente,
mientras sorbe el primer trago del día,
quema la despistada blusa con la plancha
y se deja caer, decepcionada en el sofá.
Ahora lo sabe.
Quizá siempre lo supo.
No sirven los discursos.
El amor no se dice.
Te quiero sólo significa quiéreme.




Fotografía de Juergen Teller


II

El miedo atrajo a sus gritos
aquello que temía.
Huyendo del dolor,
empecé a sufrir.




Fotografía de Juergen Teller


VI

Quítame las botas
y la pena.
Ven.




Esther Garboni -Esther García Bonilla-  (Sevilla, España, 1973)
de Sala de espera, Poesía En Tránsito -Colección de Poesía, Volúmen 32-, 
Ediciones En Huida, 2014
para leer MÁS
su BLOG

2 comentarios:

María Bartolomé dijo...

Uf. Gracias por descubrírmela.
Abrazo!

Circo Golondrina dijo...

Genial! Me encanta la cercanía de respirar. Es hermoso y profundo. Muy bello!

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...