La mujer escribe y eso es lo que importa










13 de enero de 2015

Iván Wielikosielek, 2 poemas 2


Fotografía de Antanas Sutkus


PRÍNCIPE VLAD

Ey pa
tu hijo hubiera tenido la fuerza del Príncipe Vlad
para detener el avance de los turcos
pero en lugar de enseñarle a ser un guerrero
te fuiste

y lo dejaste solo en una casa vacía
con esa mujer que le enfermó el alma

tu hijo hubiera tenido la fuerza de los hijos de Valaquia
pero en lugar de enseñarle a manejar la espada
te fuiste

y su valentía se volvió
temor
mansedumbre
indiferencia asesina

y su violencia se volvió
extraño perdón
misericordia
oscura melancolía

pero en lugar de enseñarle a ser un voivoda
te fuiste

y lo dejaste leyendo libros de terror
con esa mujer que contaminó su hombría

Ey pa
tu hijo hubiera tenido la fuerza del Príncipe Vlad
para detener el avance de los turcos
pero en lugar de manejar la espada
ahora escribe poemas en soledad
como un mariquita.




s/d del autor de la fotografía




NATURALEZA MUERTA CON UN LIMÓN

Una mañana de otoño estuve descorazonado
viendo el brillo de un limón en una fuente

Mi vida estaba vacía y a nadie tenía en el mundo
viendo el brillo de un limón en una fuente

Soñaba con un hogar futuro desde una casa abandonada
con las mujeres perdidas desde un motel vacío
con las ciudades lejanas desde una estación clausurada 
viendo el brillo de un limón en una fuente

Me pregunto si me habré resignado a esta soledad sin años
a este pueblo sin mar
a esta casa sin risas de mujer
si acaso me habré puesto más sabio o más imbécil o más cobarde
viendo el brillo de un limón en una fuente

Fogonazo de conciencia que no salva ni consuela
escribo sobre la imposibilidad de todas mis vidas posibles
yo no como un hombre
sino como un fruto amargo que se piensa a sí mismo
mientras se pudre abandonado en una mesa.




Iván Wielikosielek 
(Ballesteros, Córdoba, 1971) 
Reside en Villa María
de Príncipe Vlad y otros poemas, Llantodemudo, Córdoba, 2012
para leer más en TUERTO REY


2 comentarios:

Sinuhe, el que es... dijo...

De vez en cuando vuelve a mí la fragancia de un pequeño limonero, o un retazo de aquella poesía de Miguel Hernández... "Si te suelto en el aire, Oh limón amarillo, me darás un relámpago en resúmen".
Recuerdos de mi infancia...
Después llegaron las mañanas de otoño, y Emmagunst con sus poesías y su gran sonrisa. Que tengas un excelente año, Emma!!

Miriam Tessore dijo...

Gracias Sinuhe...

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...