La mujer escribe y eso es lo que importa










17 de febrero de 2015

Betina Edelberg, 2 poemas 2


Fotografía de Conny Kirste


GORGONA

(Sobre una antigua confidencia.)

Estoy harta de tanto resuello,
harta de la ceniza de este cuerpo
cayendo despacito,
amontonando violencia.

Estoy harta de tanto pelo largamente lacio
y nocturno
y solitario,
de mi vano desperezo,
de la seca en las palabras.

Estoy harta de tanta astilla mía
que me desmenuza
y me disgrega,
de la corrupción de una lágrima,
de la maraña entre mis alas.

Estoy harta de volverme forastera
para la dulzona mirada que codicia y se detiene.

Estoy harta de ser tan virgen, 
harta de despertar una vez más Gorgona.

 pág. 36





Fotografía de Anka Zhuravleva


CONVIVENCIA

Invoco  los contornos de la soledad,
me vuelvo jarra o vaso o fruta,
límite de alguna mansa naturaleza muerta,
caigo como una antigua mirada
por la modestia de las cosas,
por lo que invoca las ausencias,
todo lo que me recuerda días
o convivencia con una silla o la mesa,
con las marcas de mi nostalgia,
caigo por todo lo que me precipita hacia mí,
por todo lo que me ha dejado ya sin miedo,
por los rápidos del silencio,
por todo lo que se vuelve contra mí,
se vuelve y me golpea
y me habita y deshabita
aquí,
tan lejos de la ansiedad que arrastra el día,
aquí,
de regreso,
muda, muda, enmudecida.

pág. 52


CONVIVENZA

Invoco i contorni della solitudine
divento caraffa o bicchiere o frutto,
linea di una stupida natura morta,
cado come uno sguardo antico
per la modestia delle cose,
per quello che invoca l’assenza,
tutto quello che mi ricorda giorni
o la convivenza con una sedia o la tavola,
con i segni della mia nostalgia,
cado per tutto quello che mi viene addosso
per tutto quello che mi ha lasciato ormai senza paura,
per le vertigini del silenzio,
per tutto quello che mi si ritorce contro,
si ritorce e mi colpisce
e mi abita e disabita 
qui,
così lontano dall’ansietà che trascina il giorno,
qui,
di ritorno,
muta, muta, ammutolita.



Betina Edelberg 
(Buenos Aires, Argentina, 1921-2010)
de Imposturas, Selección Emecé de Obras Contemporáneas, 1960
para leer MÁS

3 comentarios:

carlos perrotti dijo...

Betina Edelberg, tan poeta como prácticamente desconocida, lo cual, por otra parte, es algo tan argentino.

Miriam Tessore dijo...

Heredé este libro a través de mi abuela (Albertina Gunst) -y a ella se lo había regalado una amiga-.

Y es verdad, Carlos, hay poquísima difusión de la obra de Betina. Pero el año pasado me escribió su hija y me comentó que durante éste 2015 saldría una antología.

ASÍ QUE ESPERO CON LOS BRAZOS ABIERTOS!!!

carlos perrotti dijo...

Me sumo. Sería justicia.

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...