La mujer escribe y eso es lo que importa










9 de marzo de 2015

Arundhati Roy, Amar (+1)


extraída de Funda Durmaz


AMAR

Amar.
Ser amada.
No olvidar nunca la propia insignificancia.
No acostumbrarse nunca a la violencia innombrable ni a la 
vulgar disparidad de la vida a tu alrededor.
Buscar la alegría en los lugares más tristes.
Perseguir la belleza hasta su guarida.
No simplificar nunca lo complicado ni complicar lo que
es simple.
Respetar la fuerza, nunca el poder.
Sobre todo, vigilar.
Tratar de comprender.
No mirar nunca hacia otro lado.
Y nunca, nunca olvidar.

(Traducción de Nines B. Rodríguez)


TO LOVE

To love.
To be loved.
To never forget your own insignificance.
To never get used to the unspeakable violence 
and the vulgar disparity of life around you.
To seek joy in the saddest places.
To pursue beauty to its lair.
To never simplify what is complicated or complicate what is simple.
To respect strength, never power.
Above all, to watch.
To try and understand.
To never look away.
And never, never to forget.

(de El final de la imaginación, Anagrama, 1998)



Fotografía de David Matthew Fiser

BONUS TRACK

Te tuve en mis manos 
por la noche, 
por la tarde, 
por la noche a las tres y cuarto, 
por la tarde a las cuatro y cinco, 
más noches, 
más tardes, 
noches y tardes, tardes y noches 
de murciélagos enloquecidos, 
penetraban en mi carne, 
deslizando por mis venas 
hormigas de patas grandes. 
¡Terminé la narración! 
Brotó de mi pecho ahogado 
la esclavitud de hace años. 
Una cucaracha vieja, 
en mis venas explotó 
y abrazándome con fuerza 
herida me quedé yo. 
Arundhati Roy, 
como tus gemelos heterocigóticos soy. 
Tu, que sabes viajar 
al corazón de las tinieblas, 
y sientes el silencio 
y el vacío encadenados 
y subes a la más alta rama de tu estancia, 
y te tumbas en el cáliz de la rosa. 
Tu destino es, capturar los sueños, 
para volverlos a soñar y quedarte con el 
"Dios de las pequeñas cosas" .





Arundhati Roy (Shillong, Meghalaya, India, 1961)
ESCRITORA/ACTIVISTA POR LA PAZ
Premio Booker por El dios de las pequeñas cosas/The God of Small Things, 1997
en WIKIPEDIA
su WEB

3 comentarios:

Betina Z dijo...

Leí El dios de las pequeñas cosas, me conmociónó mucho. Durante años me la pasé buscando y buscando, sedienta de más de Arundhati Roy, pero tal como decís, no escribió más ficciones.
Gracias por compartir estos poemas, Emma, son muy bellos también (el primero me gustó especialmente).

GEORGIA dijo...

un abrazo, buena selección

RECOMENZAR dijo...

Intenso y magnifico blog tienes

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...