La mujer escribe y eso es lo que importa










20 de marzo de 2015

Lupe Gómez, La muerte del viento


Fotografía de Parker Fitzgerald


LA MUERTE DEL VIENTO

Sangramos, y hay
petróleo en el mar.
Los cristales estallan,
En nuestras manos vacías.
Sentimos una impotencia
grande, que nos llena 
los pulmones, como si estuviésemos
atascados por el tabaco.
Siempre que pienso en los políticos,
pienso también en la violencia.
Busco, en el interior
de la ballena.
Me siento perdida, intento encontrar
algo, cruzar la vía del tren.
Él atraviesa mi sensibilidad,
me hace libre, amar.
Amo
un sueño.
Me gusta que haya locura
en mi vida de niña.
Empleo máscaras, para 
vencer el frío, el duro
invierno.
Antes de abandonar la ciudad
escribí un largo poema.
Dibujé patos, necesitaba dibujar
patos, para sentirme viva.
Mis sentimientos, ese día,
eran como culebras.
Te acompañé por las calles
pero yo quería ser puntual,
y escapé llorando.
Tengo la sensación de que estoy
atravesando muchas ventanas.
Yo no rezo, yo que
tanto rezaba, con
aquella devoción enfermiza, infinita.
Con aquel poder.
Necesito ir en una bicicleta 
muy grande
para sentirme bien.
Me siento muy bien en el mar,
en las barcas que hay en la arena.
Como un pirata.
Me gustaría ser un pirata 
Con los ojos llenos.
Algún día veré el viento
morir.
Me quedaré mirando.
Es como atravesar
los cuerpos de las mariposas.
Siempre amé
cosas difíciles.
No quiero estallar
más cristales
en mi cara.
Siempre quise escribir 
sintiendo el viento.



A MORTE DO VENTO

Sangramos, e hai
petróleo no mar.
Os cristais escachan,
nas nosas mans baleiras.
Sentimos unha impotencia
grande, que nos enche 
os pulmóns, como se estivesemos
atascados polo tabaco.
Sempre que penso nos políticos,
penso tamén na violencia.
Procuro, no interior
da balea.
Síntome perdida,tento atopar
algo, cruzar a vía do tren.
El atravesa a miña sensibilidade,
faime libre, amar.
Amo
un soño.
Gústame que haxa tolemia
na miña vida de nena.
Emprego máscaras, para 
vencer o frío, o duro
inverno.
Antes de abandonar a cidade
escribín un longo poema.
Debuxei patos, necesitaba debuxar
patos, para sentirme viva.
Os meus sentimentos, ese día,
eran como cóbregas.
Acompañeite polas rúas
pero eu quería ser puntual,
e escapei chorando.
Teño a sensación de que estou
atravesando moitas ventás.
Eu non rezo, eu que
tanto rezaba, con
aquela devoción enfermiza, infinita.
Con aquel poder.
Necesito ir nunha bicicleta 
moi grande
para sentirme ben.
Síntome moi ben no mar,
nas barcas que hai na area.
Como un pirata.
Gustaríame ser un pirata 
cos ollos cheos.
Algún día verei o vento
morrer.
Ficarei ollando.
É como atravesar
os corpos das bolboretas.
Sempre amei
cousas difíciles.
Non quero escachar
máis cristais
na miña cara.
Sempre quixen escribir 
sentindo o vento.





Lupe Gómez - Guadalupe Gómez - 
(Fisteus Curtis,  La Coruña, España, 1972)
de O útero dos cabalos, Espiral Maior, 2005
Traducción del gallego de María Besteiros

2 comentarios:

P MPilaR dijo...

cómo deberá ser la íntima sensibilidad sangrante!

Amapola Azzul dijo...

Mejor escribir así, sintiendo el viento, la verdad.
Bs.

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...