La mujer escribe y eso es lo que importa










6 de marzo de 2015

Márgara Russotto, 2 poemas 2 (III)


Fotografía de Lucy Hilmer


IDENTIDAD

Ni la adoración más ciega
vale
los tormentos de la cortesana.
Yo, macunaímica,
me fatiga tanto poder

ejercido desde la cama.
Ni la promesa de imperios
ni la vuelta de los ulises
espero.
[…]
Y bueno es que lo sepas:
el animal delicado que en mí no cede
me hace espinosa y severa.
Observa: la harta espesura del cabello
delata la índole barbárica de mi género.
No confíes en mí.
No me uses.
Es cierto que soy frágil mujer
         ‘Pues tanto necesito de ti, mi amor’
y me resfrío fácilmente.
Pero también soy en la vida
         hombre
         libre
         pensador
como tú quisieras serlo
razón que escruta sin miedo
horno que al mundo alimenta
con sus propios hijos para mutua devoración
y sedienta de sus bocas
los olvida
cuando es tiempo de olvidar
iluminada
       iluminista
              sin vasallo
                      ni señor



Fotografía de Lucy Hilmer



RECOGIENDO HOJAS SECAS DE EUCALIPTO,
HONGOS ESTRAMBÓTICOS Y MORAS SALVAJES DE EXÓTICO DISEÑO

Debes resignarte a esperar:
No he decidido aún
entre
la felicidad errática
de los animales en libertad
o la conciencia infeliz
de los hombres.



¿Quiere decir esto que todavía estás dudando frente al camino de la reivindicación de género que todavía te estás preguntando sobre las vías del feminismo? ¿Cómo te sitúas con respecto a las distintas tendencias del feminismo en general y cómo valoras las formas de expresión del feminismo latinoamericano? 


En ese poema, más que una pregunta por la reivindicaciones de género, me parece que hay una reflexión sobre el abismo entre naturaleza y cultura.  Como se indica en el título, es una pregunta que surge en medio de la naturaleza, recogiendo hongos y frutos silvestres en medio del bosque. Su origen fue justamente una reflexión de mi hijo, siendo niño, mostrando las primeras preocupaciones de una conciencia moral. Ese tema me interesa mucho también. Ahora bien, no sabría decirte en qué tendencia del feminismo me situaría exactamente. Las tendencias son numerosas y se han complejizado a partir de su institucionalización en las academias, en los últimos cincuenta años. Mi lugar de pertenencia es desde luego América Latina, que es un crisol de influencias universales (a las cuales no pienso renunciar), ajustadas a las necesidades de nuestras sociedades. Es decir, un territorio duro, donde las conquistas por un mundo mejor retroceden constantemente. Estoy pensando en un feminismo humanista e integrador, sin consignas simplonas, cuyo origen y formación ha estado siempre en los textos literarios, en la reflexión de mujeres ilustres cuya producción  ya desborda las bibliotecas. En otras palabras, en la literatura: aquello que nos impulsa a deconstruir formas anquilosadas del pensamiento, a adquirir nuevas formas de lenguaje y de representación creando nuevos significados.

*para leer toda la ENTREVISTA






Márgara Russotto 
(Palermo, Italia, 1946) 
Vive en Venezuela desde 1958 
de Épica mínima, Caracas: Edición Cultural Universitaria, UDO/
Fundación José Antonio Ramos Sucre, 1996
para leer MÁS
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...