La mujer escribe y eso es lo que importa










4 de marzo de 2015

Tina Suárez Rojas, 2 poemas 2 (II) +1



Obra de Sonia MariaLuce Possentini



RARA AVIS
y yo oigo el canto de la lombriz
en el corazón de muchas niñas
F. G. LORCA

las niñas raras
hermanita
las que llevan un corazón grosero
que enseña los dientes
pupilas fundidas y uñas
enterradas
feroces en la distancia
con toda la carne a cuestas
son las nenas que aprietan
los labios debajo de las sábanas
las que llegan los dedos
hasta la garganta
para tocarse fondo y la sonrisa adversa
clavándole alfileres
a la foto de piaget
enfermas de silencio y sanas
de amigdalitis
rebeldes por antojo
gorgonas en amores
pasiones llenas
de faltas de ortografía
rudísimas
como sotas de basto
la ternura heñida en los puños
desertoras de dios rotundas
y rabiosas de nada
abiertos los muslos
para mearse
d
e
p
i
e
lo insolente de la risa
en garabatos procaces
una inquietud sanguina
tienen pinta oh de sucias oh de histéricas
oh de amargadas
tiran piedras
al precipicio de su ombligo
llevan bajo la lengua
secretos aberrantes teñidos de sarro
(quién echara ese hambre a la calle
por una vida perra que lamiera los talones)
desatinadas
de incurable eidetismo
la locura amarilla
desde el jardín de infancia
huidas
del sueño
suicidado de un holandés demente
niñas insólitas
con ganas en desahucio
niñas de la ultrahistoria
en nombre del deseo
dueñas de todos los llantos
que son el canto
de sus lágrimas retorcidas
como lombrices que arden
las niñas raras
las del delirio especular
las de los vendavales profanos
escasas de buenos modales
mírate bien
hermana
son las cientos de niñas
viviendo a la deriva
prohibidas desde siempre
al otro lado de tu sangre

(de Huellas de Gorgona, Editorial: Cabildo Insular de Gran Canaria,
Departamento de Ediciones, 1996)





Obra de Sonia MariaLuce Possentini





PATERNALISMO

te siento de lejos
mi vecinita de enfrente
lo trémulo de esos ojos
el vértigo que arrasa la piel
que aún interrogas
te siento
y te procuro entonces
mis bolas de naftalina
la camisilla y el canesú
la tierra magullada en las rodillas
el columpio que raya la cara
del sol
las amiguitas de pan
los dientes de leche
el tres por cuatro ocho dos chicles
un pintalabios
el álbum de junio
mamá me mima a veces
los piojos
el sabor de los mocos
esta muñeca es mía

santa rita
irrita
irrita el supositorio
lo que se da se acaba perdiendo
en un descaro
en un descuido
en la memoria inhóspita
¿quién puebla las cuatro
esquinas del sueño
cuando los angelitos huyen?
¿no hay de la calle una acera
que llegue hasta wonderland?
se te muere en el tiempo
la inocencia
te la gastan
y falta en los labios que manchan
en la carne viva de espantos
en la mirada que escuece
en el sosiego maltrecho
en mitad de un bostezo
entre el puré y los deberes
de matemáticas
tal vez no sé
en el reverso de mi alma
falta
se te escapa de un tajo la inocencia
pequeña
con un cortejo sibilino de ranas
y hormigas
como quien olvida sus heces sus restos
abandona en ese viento desastrado
que desemboca en tu voz
que ya no es
cian ni magenta
cuerpo en vilo sólo
y un devenir que se queda de azar
oscuro
cuando papi juega sucio
al antón pirulero
y te tapa la boca
y te baja las braguitas
y tú sospechas otra vez
que mañana si te mueres
no subirás al cielo
porque empiezas de repente a ser culpable
de todo

(de Huellas de Gorgona, Editorial: Cabildo Insular de Gran Canaria,
Departamento de Ediciones, 1996)




Obra de Laurindo Feliciano

B O N U S   T R A C K




NAUSÍCAA



Mi cama, mi café, mis cigarrillos
y este poema insulso que te escribo en la distancia.
Todo es herida, amor, todo es herida

(de Las cosas no tienen mamá, Idea, 2009)






Tina Suárez Rojas 
(Las Palmas de Gran Canaria, España, 1971)
para leer MÁS

2 comentarios:

P MPilaR dijo...

* ninfas que dos// quedo son una!*

maravilla estos poemas

carlos perrotti dijo...

Rara avis pasa a ser uno de mis preferidos. Gracias por avivarme.

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...