La mujer escribe y eso es lo que importa










17 de abril de 2015

Nora Murillo, 5 poemas 5


Fotografía de Dorothy Shoes



INTERMINABLES RAZONES

No me quedo
porque no quiero

No quiero
porque no puedo

No puedo
Porque se me cansaron los abrazos
Porque no siento mariposas
Porque tengo frío
Porque estoy agotada de lo mismo

¡ No me quedo!
¡ No quiero!
¡ No puedo!

Porque la alegría nos cerró sus ojos
Porque dejamos secar las flores
Porque la polilla votará este techo
Porque como ves, son interminables razones
justificando mi partida.



Fotografía de Vanessa Ho



A LA ESPERA DEL DUENDE

Dicen que llega y trenza tus cabellos con hilos de plata.
Bebe la leche de tu sexo como niño recién nacido.
Prende fuego en tus pezones.
Te hace cabalgar en su unicornio, hasta tocar el cielo y descender al infierno. En ese
instante divino, dicen, el ojo de su huracán te inunda de sur a norte
y una lluvia torrencial recorre tu paraíso.
Un tornado devastador en tu centro te hace gemir cada medio segundo de segundos.
Así, desmayada de placer, retornas a la tierra como una diosa que ha sido consagrada
con el jugo de todas las manzanas, del árbol prohibido.

Es media noche, espero un duende.

(de Arrecife, Octubre, 2011/
en La Piragua nº35: Género, mujeres y feminismo:
aportes de la educación popular a la lucha de las mujeres)



Fotografía de Ines Rehberger


ABRIR LA PUERTA

No busqué la llave
en un bolsillo roto
en un zapato viejo
Busqué en mis ojos
las siete lunas
despiertas en la niebla
Me sacudí con fuerza
hasta botar el moho de silencio
Abrí el armario
apolillado
el que me regaló la abuela
para guardar mis lágrimas
Tiré cosas viejas
ideas, mandamientos, cadenas…
Me quité las máscaras
me vi
Apreté los puños
rompí ventanas
Abrí la puerta

y me tomé la calle.

(de Abrir la puerta, 2000/ y en Discurso literario de las poetas garífunas del Caribe centroamericano: 
Honduras, Nicaragua y Guatemala, por Consuelo Meza Márquez, 2012)




Fotografía de Gary Isaacs


JAQUE MATE

Te perdiste en mi sueño
en mi encierro
en mi selva
como las hojas secas
en la tierra
te desconfiguraste
ante mis ojos
te vi desnudo
ofreciéndome la soledad
que no te cabe
entonces
sólo entonces
te bajé de mi altar
te destroné.

(en Voces de posguerra. Antología de poesía guatemalteca, Guatemala,
Fundación Guatemalteca para el Desarrollo del Arte, 2002, p. 188.,
Rossana Estrada Buccaro y Romeo Moguel Estrada)


SCACCO MATTO

Ti sei perso nel mio sogno
nel mio recinto
nella mia selva
come le foglie secche
nella terra
ti sei trasformato
davanti ai miei occhi
ti ho visto nudo
ad offrire la solitudine
che non contieni
solo allora
ti ho fatto scendere dal mio altare

ti ho spodestato.



Fotografía de Büşra Kırmacı


PÉRDIDA DE INOCENCIA

Te molesta
el retoñar de mis ramas
las flores que me brotan
lo verde de mis hojas.

Estás con miedo
porque va desapareciendo
esa triste palidez
que te gustó al conocerme.

Me ves como sombra
que opaca tus deseos
esos...
los que de niño aprendiste
y ahora
no te permiten ver
que aquí
en la cuesta
una mujer
camina.




Nora Murillo 
(Livingston, Guatemala, 1964)
TRABAJADORA SOCIAL/INVESTIGADORA/DOCENTE/POETA
para leer MÁS
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...