La mujer escribe y eso es lo que importa










26 de abril de 2015

Piedad Bonnet, Sal sobre la herida (+1)


Carey Mullingan (Never let me go)



SAL SOBRE LA HERIDA

Basta con mirar fijamente la cicatriz,
sus imperfectas costuras,
para que la herida empiece a abrirse
y a contar sus historias.

Cuida la sal de tus ojos.


(extraído de LUVINA nº78)

SALE SULLA FERITA

Basta guardare fermamente la cicatrice
i suoi punti imperfetti,
perché la ferita inizi ad aprirsi
e a raccontare le sue storie.

Fai attenzione al sale dei tuoi occhi



Obra de Annette Messager



LAS CICATRICES

No hay cicatriz, por brutal que parezca,
que no encierre belleza.
Una historia puntual se cuenta en ella,
algún dolor. Pero también su fin.
Las cicatrices, pues, son las costuras
de la memoria,
un remate imperfecto que nos sana
dañándonos. La forma
que el tiempo encuentra
de que nunca olvidemos las heridas.





Piedad Bonnett 
(Amalfi, Antoquía, Colombia, 1951)
para leer MÁS
su WEB



3 comentarios:

Laura dijo...

Bon dia! Estupendo poema. Gracias por compartirlo!

Carmela dijo...

Maravilloso!!
Un beso.

Mirella S. dijo...

Brevedad e intensidad.
Abrazo, Miriam.

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...