La mujer escribe y eso es lo que importa










17 de mayo de 2015

Camila Sosa Villada, La busqué...


Fotografía de Alex Prager


La busqué, sí, pero no para hacerle daño,
sino para saber qué escondía entre las piernas 
que vos adorabas tanto.
Qué era lo que te hacía suspirar con tanto dolor
cuando el día te sorprendía en mi cama.
La busqué para verla cara a cara, y medir sus agallas,
y la flor ponzoñosa de sus pechos que gobernaban
                                                                                tus voluntades,
la perla negra de su saliva que quemaba tu orientación.
La busqué para preguntarle sobre sus modos de amarte,
para aprender los nombres con los que te llamaba,
la busqué porque la odiaba,
porque me recordaba lo yermo que era nuestro sexo,
La busqué para saber su nombre y comparar su piel
                                                                                       con la mía
y para obligarme a cambiar y ver nuestra historia
                                                                                    sin engaños.
La busqué para que me enseñe la manera en que te
                                                                                        cocinaba
y los desayunos que te preparaba.
La busqué para mirarla a los ojos,
para que supiera que también estaba yo del otro lado.
La busqué y la encontré y ostentamos las dos nuestros
                                                                                          derechos
sobre lo que creíamos que era nuestro.
La encontré con su vientre lleno de lo que habías
                                                                                      derramado,
en esa casa de barrio decorada con mal gusto,
su título de abogada como un blasón dignísimo.
La encontré desabrigada, con su pelo pálido atravesado
                                                                                               de luz
y su fragilidad de hembra que no conoce el mundo.
La encontré transparentada por una soledad que también
                                                                                        era la mía,
después de haberla buscado sobornando amigos,
                                                                           suplicando datos.
La encontré y me vi tosca, desde la planta de los pies
                                                                                       a la frente,
y supe que nada de lo que hiciera podría
hacer que el rumbo de tu mirada volviera a mi casa.
Mi olor de prostituta no se llevaba bien
con tu pálida familia.
La encontré y sentí pena por las dos,
pero sobre todo por ella, porque cuando vea el rostro
                                                                                     de su hija,
recordará al hombre que arruinó su juventud
con las mismas promesas que le hizo a una travesti
                                                                               tercermundista.









Camila Sosa Villada 
(La Falda, Córdoba, Argentina, 1982)
ACTRIZ/POETA/CANTANTE
de La novia de Sandro, Caballo Negro editora, 2015

para leer un artículo sobre su carrera en: LA REVISTA DEL CCC
para leer una entrevista en: NOS DIGITAL
para leer MÁS
en WIKIPEDIA


1 comentario:

una chica de ojos marrones dijo...

espectacular!!!
me encanta!!!
muchos besos guapa! y como siempre: gracias por compartir estas joyas!!

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...