La mujer escribe y eso es lo que importa










28 de mayo de 2015

Christian Hertel, 4 poemas 4



Fotografía de Anka Zhuravleva



abro el mantel
pongo dos platos
dos copas
los cubiertos

en la mesada de la cocina
termino de condimentar

antes repaso
servilletas
sacacorcho
Duke Ellington

sirvo su plato
sirvo el mío
dejo caer el vino en su copa
en la mía
doblo en forma de triángulo
una servilleta para cada uno

espero que el humo del plato
me cubra la cara
apoyo los codos sobre la mesa
y hago de cuenta
que se ha retrasado 





Fotografía de Anka Zhuravleva




la madrugada es una mujer
que duerme en el lomo de los caballos

cada tanto, una hamaca suena a lo lejos
la mujer o la noche parten desbocadas

una de las dos
corre como a los cinco años




s/d del autor de la fotografía


elige un borde del mundo
para sentarse sola
                                  interminable
a heredar sombras
de su sangre

nadie la conoce
comienza a cantar
duerme en su falda un lobo 





Fotografía de Fanny Latour Lambert


a mi madre nunca le importó
que mi padre fumara adentro

pero él siguió saliendo

en el patio, bajo las estrellas
demorándose lo más que puede



a mia madre non è mai importato
che mio padre fumasse dentro

peró lui continua ad uscire

nel cortile, sotto le stelle
e si sofferma più che può



Christian Hertel (Córdoba, Argentina, 1983)
de Los restos permanentes, Borde Perdido Editora, Colección Poesía, 2015
para leer más en: EL CLUB DEL CAPULLO
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...