La mujer escribe y eso es lo que importa










17 de junio de 2015

Paula Giglio, 3 poemas 3 (+2)


Fotografía de Laina Briedis


Me miro en el espejo de tu baño
cuando me siento muerta

Entonces, soy espíritu de clorofila
y de mis hombros cuelgan largos pétalos violáceos
Mis pupilas revientan de tanto polen
Huelo a recién nacida
a recién regada

Abro la puerta con mis manos de madera
y ahí estás:

Tirado sobre la cama
echando raíces
todo de corteza
prodigando semillas




Fotografía de Laina Briedis





Plantábamos semillas en el patio de casa
esperar meses era esperar años
Nuestra primera cosecha fue un pimiento verde

Del otro lado de la pared no había pimientos
no crecían
Ninguna mano metida en la tierra
Un piso ajeno con zapatos de otros
El sol desteñido
frágil

Del otro lado de la pared estaban todos

Comíamos mandarinas en el patio
Nuestro sol, henchido de luz
Mientras una tiraba las semillas en la tierra,
la otra les echaba agua con su regadera de plástico

Entendí que al salir de casa
había que cerrar la puerta.





Fotografía de Anka Zhuravleva


Afuera, el agua tiene un destino y salpica
Ella siente las tormentas en su cuerpo
Quiere explotar como una estrella
ahogarse en su propio río

Ella llueve rojo por sus piernas


Fuori, l’acqua ha un destino e schizza
Lei sente le tormente nel suo corpo
Vuole esplodere come una stella
affogarsi nel suo stesso fiume

Lei piove rosso dalle sue gambe




B O N U S  T R A C K (II)



Tilda Swinton



Le regaló un cuchillo para que ella pudiera matarlo todas las veces que quisiera. Pero las heridas duelen sólo cuando hay carne. Él estaba hecho de agua.





Fotografía de Ida Borg


Querían que fuese la mejor
pero es que yo era la única





Paula Giglio (Córdoba, Argentina, 1988)
POETA/FILÓSOFA
de Ella, naturaleza, Babel Editorial, 2012
para leer más en: PROGRAMA LUNA DE PÁJAROS

2 comentarios:

carlos perrotti dijo...

"...Pero las heridas duelen sólo cuando hay carne. Él estaba hecho de agua." Me conmovió. Bienvenida poeta. Gracias por presentarla.

Leo Mercado dijo...

No digo nada nuevo si considero que la poesía breve debe caracterizarse por la contundencia. A veces lo breve se confunde con lo superficial. Con la poesía sucede todo en perspectiva: un huracán es un pequeño punto allá lejos en el horizonte: esta mujer, esta poeta.
Abrazos.

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...