La mujer escribe y eso es lo que importa










20 de agosto de 2015

Emma Villazón Richter, Un horizonte: una mano



Fotografía de Robin Macmillan



UN HORIZONTE: UNA MANO

de tibieza en tibieza
la familia se hunde
se quiebra más allá de sí
más allá del no o de los árboles
de acumulación en acumulación
de cartografías manchas hojas
la babel de ovillo imponente
resulta sueño polvo de ansias
de permanencia imposible aristas solo
de secretos en secretos (en la boca)
con rasgaduras tensión volteretas
asoma pronto un horizonte (frío) una
mano (pez) que entra lúbrica ahí
donde dice prohibido volar (dispersar) las cimas
de palabras (icebergs, cielos, granos; icebergs) por las que atraviesas
de noche en noche (aciaga)
ella circula (reina) (sucia) coja
entre rotura y nado            

Nota: ¿Quién habla aquí? Ni la autora lo sabe.

UN ORIZZONTE: UNA MANO

Di tepore in tepore
la famiglia affonda
si rompe al di là di se stessa
al di là del no e degli alberi
cumulo dopo cumulo
di cartografie macchie foglie
la babele di un gomitolo torreggiante
risulta sogno polvere di ansie
di permanenza impossibile solo spigoli
segreto dopo segreto (nella bocca)
con strappi tensione piroette
sorge improvviso un orizzonte (freddo) una
mano (pesce) che entra oscena qui
dove dice proibito volare (disperdere) le cime
di parole (iceberg, cieli, campi di grano; iceberg) che attraversi
notte dopo notte (infelice)
lei circola (regina) (sporca) zoppa
tra rottura e nuoto

Nota: Chi parla qui? Nemmeno l’autrice lo sa.

(Versión al italiano extraído de acá)



Emma Villazón Richter
(Santa Cruz de la Sierra, Bolivia, 1983 - 2015)
de Lumbre de ciervos, Grupo Editorial La Hoguera, 
Santa Cruz, Bolivia, 2013
para leer más en: OTRA IGLESIA ES IMPOSIBLE 

1 comentario:

Taty Cascada dijo...

Muy interesante la propuesta de esta poeta.
Abrazos.

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...