La mujer escribe y eso es lo que importa










20 de agosto de 2015

Tere Irastortza, 5 poemas 5







Y bien sé que  las palabras se endurecen
cuando  no pueden encontrar quien las oiga
y que los corazones  acaban  petrificándose
si no pueden escuchar otro latir—



—Eta badakit hitzak zailten direna
entzulerik asma ezin dutenean,
eta bihotzak gogortu direna
taupadarik entzun ezinda—





Fotografía de Marta Bevacqua




La estación de la burla y el olvido
dilata el aire
en la ciudad desolada.
Sólo el dolor te retiene en ella,
y es que el tiempo no conoce fisuras.
Otoño tras otoño, se han  detenido los días
sobre cables de alta tensión,
sin que, por ello, regresaran las ocasiones fallidas.
Mientras continúan alejándose las hileras
de quienes aguardan la víspera del último día
en la ciudad, en la hora punta del olvido.
En esa ciudad, el tiempo no acaba de saciarse,
y a este lado ,
la vida no acaba de componerse.



Trufa eta ahazturaren aroak
harrotzen du aidea
hiri errausian.
Minak bakarrik zauzka bertan
eta denbora pitzatu ezina da.
Lerratu dira egunak udazkenean
argi-indarraren hari gainean
eta hala ere ez  dira itzuli hutsegindako aukerak.
Oraindik azken egunaren bezperaino zain geratutakoen
iladak
luzatzen ari dira ahazturaren-irian.
Han, denbora ase-ezina da,
eta mugaz honaindian,
osa-ezina  da bizitza.




Fotografía de Robin Macmillan


El pensamiento es, en cierta manera,
como el fuego:
es el fuego el que enciende la materia
pero sólo la materia decide
cuándo se apaga.



Pentsamentua suaren gisakoa da hein batean :
suak materia pizten du,
baina  materiak agintzen du
noiz iraungi.



Fotografía de Marta Bevacqua



Cuando Hawking se dedicó a tratar de cambiar
la historia del tiempo
los inviernos fueron crueles
con sus eneros;
las gaviotas, para huir del frío
llegaron hasta el interior
subiendo el curso de los helados ríos.

La gente se quedaba mirando al cielo
como no acaecía hace años
por si al final pudiera aparecer cubierto por un manto de nieve.
Hawking se dedicaba a
insertar su historia en el tiempo

y al final, incluso los físicos
lo aseguraron:
cada vez que nos quedamos mirando al cielo
tenemos el pasado más cerca.

(en Siete poetas vascosPamiela, 2009
Coordinación editorial: Jose Angel Irigaray)




Hawking denboraren historia aldatzen
saiatzen aritu zenean,
negu gaiztoak tokatu ziren
bere hilbeltzekin;
kaioak, hotzetik ihes egitearren
barnekalderaino iritsi ziren
ibai ormatuetan gora.

Aspaldiko urteetan ez bezala,
jendea zeruari begira egoten zen,
azkenean elur-oihal batek estal zezakeelako.
Hawking bere historia denboran txertatzen
aritzen zen

eta azkenean ziurtatu egin zuten
fisikoek ere:
zerura begira jartzen garen bakoitzean
gertuago dugu iragana.




Fotografía de Filipoiu Marius




En general, puede afirmarse, que científicamente la muerte es inexistente, 
aunque tal vez en la medida en la que nuestr@s allegad@s mueren un@ a un@, 
pudiéramos inferir que la vida  no es más que la antesala de la muerte.  
(De un recorte de prensa)


 I

Los desconocidos mueren a la vez
los que conozco de uno en uno
y los que amo, conmigo


II

No nos llegan
las muertes de l@s desconocid@s

—L@s desconocidos no mueren
—Apenas si  viven.....


Orohar, esan genezake, zientifikoki ez dela heriotza esistitzen, nahiz 
eta ezagunak banan bana hil direlako edo ematen duen
izakiaren bizitza bera heriotzaren atari baizik ez dela  
(Egunkari batetik)


I

Zenik gabekoak batera hiltzen dira
izendunak banan bana
eta maite ditugunak


                   II

—Ez zaizkiguk iristen
izen gabekoen heriotzak

—Izen gabeak ez ditun hiltzen
—Bizi ere, apenas...





Tere Irastortza 
(Zaldibia, Gipuzkoa, España, 1961)
Traducción de la autora
para leer más en: PORTAL DE POESÍA
su WEB

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...