La mujer escribe y eso es lo que importa










7 de octubre de 2015

Alfonsina Clariá, 2 poemas 2 (II)


Fotografía de Aaron Nace


La radio del jardinero
me despierta;
alguien trabaja
en el jardín vecino.

Imagino una mano,
el movimiento ondulatorio
rodeando el yuyo,
los dedos que se aferran
y tiran con fuerza.

La pequeña mata
se desprende del mundo;
pienso en el alma,
en el olor a tierra removida.

Abro los ojos;
mi raíz está en el sueño,
todavía.
    




Fotografía de Aaron Nace



La casa era también
aquel jardín:
la imponente santa Rita,
los geranios bermejos
y anaranjados,
un jacarandá, las achiras,
la enamorada del muro.

Pude haberme ocupado,
al menos, de los geranios
que son de poco riego,
pero me distraje en el amor,
en los hijos
y en la inútil manía
de abrir surcos y sembrar
la parcela de la página.

No sé en qué estación
se marchitó el vergel,
hasta los geranios
se volvieron marrones.

Rescaté la palabra jardín,
que tanto me gustaba
y me nacieron otros gajos,
otras sombras.
      


Alfonsina Clariá (Córdoba, Argentina, 1972)
de Mudanzas, Ediciones Recovecos, 2015
para leer más en: PALABRA ARGENTINA  y MÁS
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...