La mujer escribe y eso es lo que importa










24 de octubre de 2015

Vicente Luy, 3 poemas 3 (+2)


Fotografía de Julie de Waroquier




Apenas pasa la tormenta
los riachos de montaña embrutecen
y retumban
arrastrando árboles, gente
y algunos amores.
Yo una tarde
perdí un par de zapatillas
y vi pasar una señora
rebotando río abajo contra las piedras
sin oponer resistencia.
Y me tenté, pero no me tiré.
Todo ese día fui el que no se tiró.
La lluvia de ayer, tarde
y noche,
fue mayúscula;
y si bien en casa otra vez hay goteras
y yo estoy sufriendo
mi susto fue lejano.
En el barrio ya no quedan montañas
y las diagonales sólo dan remansos.
Pero un día después, hoy, aún húmedas
las puertas,
siento pánico y violencia.
¿Será el amor que se aleja?
No, no dije tristeza; dije pánico y violencia.
Vos quizás te acuerdes; yo soy
el chico que perdió las zapatillas
y la parrilla y una remera
y trepó, presa del pánico,
justo a tiempo para ver pasar a una señora
que ya no era una señora
rebotando río abajo,
a pasos de Icho Cruz. Y se tentó
pero no se tiró
-todo el día fue el que no se tiró-.
Y hoy, mucho tiempo después,
un día después de una tormenta
siente pánico y violencia.
¿Será el amor que se aleja?

(de Vicente habla al pueblo, Editorial La Creciente, Córdoba, 2007)




Fotografía de Julie de Waroquier



Si tuvieras que reducir tus luchas a sólo una,
el anhelo, ¿dónde te llevaría?

Eso me completa. Eso me completa.

(de Vicente habla al pueblo, Editorial La Creciente, Córdoba, 2007)





Fotografía de Barbara Christina


Otra vez entreabres la puerta y la casa se llena de
prados y
puentes y palacios. Vuelves otra vez al pasado: y
siempre
por amor, para ir. Y te das la bienvenida y pasas y
soplas
todos los vientos para que se sienta a gusto la ciudad que
traes.
(Algún día será tanto el amor que traigas que no
habrá
espacio sino para él).

(de Vicente habla al pueblo, Editorial La Creciente,
Córdoba, 2007)


Un’altra volta socchiudi la porta e la casa si riempie di
prati e 
ponti e palazzi. Torni un’altra volta al passato: e 
sempre
per amore, per andare. E ti dai il benvenuto e passi e
soffi tutti i venti perché si senta bene la città
che porti.
(Un giorno sarà così tanto l’amore che porti che non
ci sarà 

spazio se non per lui).

(Traducción del CCTM)



Fotografía de Julie de Waroquier




B O N U S  T R A C K


Poeta hasta el final
le dije que no me iba a enamorar
a la persona que más amo.
Y la perdí.
Salgo a caminar.-







Vicente Federico Luy 
(Córdoba,  1961 - Salta, Argentina, 2012)
para leer más en: EL SÓRDIDO TÓPICO


4 comentarios:

Laura dijo...

Hermosos poemas. Gracias! Buenos días!

P MPilaR dijo...

qué maravilla.
rompe, taladra. sigue siendo maravilla.

Miriam Tessore dijo...

De nada Laura, tengo en casa este libro de Vicente desde hace un par de años, pero recién ayer lo leí...en fin.

Miriam Tessore dijo...

Así es Pilar. Debajo de su nombre hay algunos enlaces, pero hay que profundizar mucho más. Un abrazo.

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...