La mujer escribe y eso es lo que importa










8 de noviembre de 2015

Anne Le Marquand Hartigan, Larga lengua (+2)


Game of Thrones


LARGA LENGUA

Si, según dicen los viejos, 
nadie hay tan venenoso como yo,
y mi larga lengua puede
infligir más muerte,

fermentar palabras más potentes
hacer que las ratas recuerden u olviden,
agitar el cubo, usar de cebo
al marinero, sacudirlo hasta su muerte;

y sin embargo, si lo deseo, puedo hacer el bien;
¿qué originó este don
doblemente engañoso? ¿comí
carne blanca de serpiente, o

hundí mis dientecillos en el 
dulce cuello del salmón,
mamé la ubre, leche brava
de vaca hechizada por el sol?

¿Puedo con una nota metida bajo
la puerta hacer que los pies de los que bailan
golpeteen, golpeteen, más, más?
El ritmo de la muerte hace trizas la vida

con un Alarido Degollador. Se cuaja
el espíritu en el habla endiablada;
aprieto la vena; la Palabra,
cesan los gritos.

¿Arrastro la culpa sombría
y el pesar doblemente hondo,
porque canto una canción de mujer,
debo, por tanto, llorar?

(de Long Tongue, Beaver Row Press, Dublin, 1982
en Palabras extremas: escritoras gallegas e irlandesas de hoy,
Eds. Manuela Palacios González, Helena González Fernández)

LONG TONGUE

If, as the old ones say,
Nones is as poison as I,
That my long tongue can
pierce more death

(fragmento)



Game of Thrones



MUSA

Peligroso,
Yacer con una mujer de palabras?
Dulce esperma?
También ella puede manchar
lienzos blancos,
Con sangre caliente.
Con tinta negra.

(de Immortal Sins, Dublín, Salmon, 1993
Traducción de Luz Mar González Arias)



Game of Thrones


EN AQUEL JARDÍN

En aquel jardín cogió cierto día la Manzana
simplemente porque quería saber, y después
armó todo aquel lío, Adán medio
loco diciendo que ella lo había echado todo a perder Dios;

Ay Dios era un borde todo hecho furia por
su árbol y la serpiente partiéndose de
risa bajo las matas.

(de Immortal Sins, Dublín, Salmon, 1993
Traducción de Manuela Palacios González)



IN THAT GARDEN

In that garden once she took down the Apple
Casually because she wanted to know, and then
There was all that fuss, Adam going
Bananas saying that she'd tipped the apple cart
And God;

Oh God was a pain getting all huffed up about
His tree and the serpent splitting its sides
Under the bushes laughing.




Anne Le Marquand Hartigan (Inglaterra, 1937)
Reside en Dublin, Irlanda, desde 1962
POETA/PINTORA/DRAMATURGA
su WEB
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...