La mujer escribe y eso es lo que importa










12 de noviembre de 2015

Helena Villar Janeiro, 2 poemas 2


Fotografía de Petra Collins



AMOR, ESA PALABRA

Jugando con palabras en un insomnio
encontrarás AMOR.

Amor es la palabra más grande y misteriosa, 
la única palabra para repetir siempre,
la que hizo estremecerse la pared de los labios,
la que puede quebrar 
los diques de tu sangre.

Amor, esa palabra,
que va desde el silencio a la fuga ágil
y la que hizo imposibles
versos sin elegía.

Fue amor la palabra 
que te entregó a la luz
para que te borrase los contornos,
la que afloró el dolor 
gardado en la esperanza y la belleza.

Amor, esa palabra,
dueña de risas, llantos,
sosiego, desconcierto,
desencanto, pasión,
la que hace de las lágrimas 
un vino metafórico
y del vino, amargura.

Era amor la palabra que escondían
unidos vals y rosa
y la que rozó un día
la blonda virgen y el almidón blanco.

Amor es la palabra que también aparece 
doblada entre una sábana o un mantel,
teñida color sepia en un retrato,
hecha aroma en la corola de un jazmín
y en las notas del mirlo
que abre la puerta al día
o se despide.


AMOR ESA PALABRA

Xogando coas palabras nun insomnio
atoparás AMOR.

Amor é a palabra máis grande e misteriosa,
a única palabra para repetir sempre,
a que fixo tremer as paredes dos labios,
a que pode crebar
os diques do teu sangue.

Amor, esa palabra,
que salta áxil do silencio á fuga
e a que fixo imposibles
versos sen elexía.

Foi amor a palabra
que te entregou á luz
para que desfixese todos os teus contornos,
a que aflorou a dor
gardada na esperanza e na beleza.

Amor, esa palabra,
dona de bágoas, risas,
acougo, desconcerto,
desencanto, paixón,
a que converte as lágrimas
en viño metafórico
e o viño en amargura.

Amor era a palabra que escondían
xuntos o vals e a rosa
e que rozou un día
os brancos almidóns e o encaixe virxe.

Amor é a palabra que tamén aparece
pregada entre unha saba ou un mantel,
tinxida color sepia nun retrato,
feita olor na corola dun xasmín
e nas notas do merlo
que abre as portas do día
ou se despide.




Fotografía de Rachael Putt




LEMBRANZA DEL PLACER

No existe un paraíso sin un árbol prohibido, 
sin una vigilancia estricta de los placeres, 
sin la amenaza de la expulsión.
Manuel Vicent

Precisarás la verticalidad
del gran árbol erguido como un mástil
o pararrayos que atraiga tormentas
hasta tu soledad.

Pesa tanto en el cuerpo el silencio y la ascesis
que se abaten los miembros y la consciencia quiere
donarse al universo
en cuanto cualquier boca se pronuncie.

Te falta el paraíso y ese árbol
por entre el que se esconden la manzana y el gusano
te hace elevar los ojos a su copa
hasta que venga la noche a convocarte
para libar acíbar.

Hoy no tienes estrellas. Huyó todo
con el cerezo plantado sobre el vientre
abierto en diez mil bocas coloradas.

¿Es hoy la negación del paraíso?



LEMBRANZA DO PRACER

No existe un paraíso sin un árbol prohibido,
sin una vigilancia estricta de los placeres,
sin la amenaza de la expulsión.
Manuel Vicent

Precisarás a verticalidade
da gran árbore ergueita como un mastro
ou pararraios que atraia a tormenta
á túa soedade.

Pesa tanto no corpo o silencio da ascese
que esvaecen os membros e a consciencia desexa
entregarse ao universo
cando calquera boca se pronuncie.

Fáltache o paraíso e esa árbore
na que se esconde a bicha e a mazá
faiche elevar os ollos á copa imaxinaria
mentres non chega a noite que convoca
para sorber o acíbar.

Hoxe non hai estrelas. Fuxiu todo
coa cerdeira plantada no teu ventre
aberta en dez mil bocas coloradas.

¿É hoxe a negación do paraíso?




Helena Villar Janeiro (Becerreá, Lugo, España, 1940)
de Remontar o río, Tirar do Fío Edicións, 2013 
Ilustraciones de Luz Darriba y diseño de Aymará Ghiglione
extraídos de: CREAR EN SALAMANCA
para leer más en: ZURGAI
su blog: TIRAR DO FÍO



Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...