La mujer escribe y eso es lo que importa










3 de noviembre de 2015

María Victoria Atencia, 3 poemas 3


Obra de Lita Cabellut



Después, tras de ajustar  
su sombra a medida con un salto 
ciego y oscuro y suyo, aún proseguía  
alentando mi trazo y testimonio 
como si cada día no fuésemos haciéndonos  
de pérdidas y adioses, y quisiera  
quedarse para mí, dispuesto en un papel  
herido de punciones y en el que sólo a tientas  
alcanzase a leerlo con los ojos cegados.





Obra de Lita Cabellut



EL ÁNGEL

No, no soy su olvidada: solamente
me podría olvidar quien tuvo alguna vez memoria
y si me hubiese sabido valiendo en la medida
en que fuese su espera o su premoción, y luego
me pudiera borrar hasta llegado el trance
de sus ojos de vidrio. Pero yo me dispongo
como quien se dispone para una cita a ciegas,
y paso un largo rato ante el espejo, a solas
y feliz con mis tarros y cremas y cepillos,
por si lo que me queda de aliento ya no fuese mío
o me abatiese el ángel de la melancolía.

(en De pérdidas y adioses, Editorial Pre-textos, Valencia, 2005)




Obra de Lita Cabellut


CUANDO LAS ESTACIONES

Para Antonio Gamoneda

Cuando las estaciones o los años,
cuando el viento, cuando –puede ocurrir-
se trate de tu vida y se disponga
un beso aún en el borde de tus labios,
ya residuo final, testimonial de otros
tiempos con no menos disposición que ésta,
acógete al espléndido otoño, a sus hacinas
de bárbaro fulgor –como decía Hopkins-
y apresta entonces tu deslumbrado corazón:
la vida empieza ahora.

(de El Hueco, 2003)






María Victoria Atencia  (Málaga, España, 1931)
POETA/PILOTO DE AVIACIÓN
para leer A este lado del paraíso, Antología, 
Junta de Andalucía, 2014
su WEB

2 comentarios:

una chica de ojos marrones dijo...

me acojo al esplendido otoño que por aquí acaba de empezar...
una maravilla los tres!
besotes!!

Andrés Vara dijo...

Magnífica siempre.

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...