La mujer escribe y eso es lo que importa










4 de diciembre de 2015

Ana Elena Pena, 3 poemas 3


Fotografía de Annelie Vandendael


SUICIDIO

Es absolutamente necesario suicidarse cada cierto tiempo.
Huir de uno mismo, 
perderse,
levitar,
ayunar,
sentir el cuerpo vacío, agotado, dolorido.
Mudar la piel,
beber,
vomitar,
tocar fondo, follar con desesperación y luego no recordar nada.

Estar ausente de todo.

Para después, aferrarse de nuevo a la vida. Reencontrarse.
Vestir colores pastel, andar a paso ligero y sonreír a los vecinos
cuando te saludan en la escalera.

-¿Qué tal estás, preciosa?
-Jodidamente bien, gracias

2012

(extraído de su blog: ANA ELENA PENA)




Fotografía de Daniel Arnold



LLÁMAME

Si te deja de querer tu madre,
si se te marchitan las plantas,
si te rompen el corazón
por enésima vez,
o si se te encoge al lavarlo tu jersey favorito,
(ll)ámame.

Si comes mal y apenas duermes,
si la resaca es tu más fiel compañera,
si tropiezas con los muebles
y los vecinos ya no te saludan,
(ll)ámame

Si cancelan tu serie preferida,
si pierdes las llaves de casa,
si se te muere el gato
o te quedas sin leche en la nevera,
(ll)ámame.

Si te se te calienta la cerveza
o te pica un bicho,
si de rato en rato me piensas,
o si por alguna extraña razón
se te cruzan los cables...
Tranquilo, mantén la calma.

Y (ll)ámame.



(de Antídotos contra la bellezaautoedición, 2013)






Fotografía de Steven Meisel



ERROR 404: EROTISM NOT FOUND

Al final uno siempre cae en la trampa de la falsa desnudez. Enredándonos en besos de broma, polvos de baratija y bufonadas de amor, creemos que lo auténtico todavía está por llegar y miramos al infinito como buscando una epifanía que nunca llega porque nada de lo que encontramos nos conforma. Y porque erramos, ciegos, deseando lo ajeno, lo nuevo y lo sorprendente. Y una vez que lo atrapamos y aprehendemos, deja de tener misterio y de provocarnos curiosidad.
Tratamos a las personas como a libros viejos que una vez leídos pierden su valor, sin detenernos a subrayar citas y redescubrir valiosos pensamientos degustando cada frase. 
Qué gran error.
Menospreciamos el valor de la auténtica intimidad en aras de un gran DESEO que se nos escapa de las manos constantemente, que nunca llega. Vivimos deprisa, andamos deprisa, inmersos en el trance urbano. Compramos compulsivamente, tecleamos compulsivamente, fumamos compulsivamente, bebemos compulsivamente, comemos compulsivamente y follamos compulsivamente.
Deseamos compulsivamente... y nos desnudamos con premura, atravesando la mirada del amante y pensando que, más allá de la ventana, puede estar esperando algo verdaderamente increíble, excitante, y no este simulacro de amor que no conduce a nada.
Es una pena, no saber saborearnos, serenamente, el uno al otro.

(de Antídotos contra la bellezaautoedición, 2013)





Ana Elena Pena 
(Calasparra, Murcia, España, 1976)
Reside en Valencia
PINTORA/POETA/ILUSTRADORA
sus blogs: ACÁ
en FACEBOOK
en TWITTER
su WEB


3 comentarios:

Amapola Azzul dijo...

Muy belos los tres poemas. Un beso.

Amapola Azzul dijo...

Es bellos.

A. Javier dijo...

Excelente trabajo, gran despliegue
de inteligencia poética ( esto me lo acabo de inventar )

enhorabuena a las dos

besos duplicados

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...