La mujer escribe y eso es lo que importa










24 de diciembre de 2015

Carolyn Kizer, Viuda en invierno



Fotografía de Anka Zhuravleva



VIUDA EN INVIERNO

Ayer a la noche un bebé hacía gárgaras en la agonía
de un espasmo fatal. Mis hijos ya están grandes para
sofocamientos infantiles; entonces, otra vez tranquila me di 
                                                                                                 cuenta
de que algún otro bebé perecía en la nieve.
Pero no. La gata estaba haciendo el amor nuevamente.

Más tarde bajé y la dejé entrar.
Le colgaba la cola, agitada por sus pecados.
A pesar de que había comido, le di otra cena,
estando yo hambrienta en todo sentido, y delgada
por hambrunas metafísicas que ella ni se imagina,

¡Bestia inútil! Y aún así, semejanzas
en mi mente: femenina y felina, a pesar de que
ella se lame de satisfacción, sin
siquiera importarle recostarse en la nieve.
Altiva y hecha un desastre, sin necesidad de elegir.

Como ex-animal miro con cariño
sus excesos y simplezas, y no volvería
a ellos; sin registrar en lo que me he convertido,
simplemente que mis nueve vidas repican en mis oídos una
y otra vez, retumban en esas austeridades,
estas disciplinas arbitrarias mías,
la mayoría de ellas triviales: como tapar
a los chicos camino a la cama y tratar
de vivir lo suficientemente bien sola, y no soñar
con forcejear en la nieve, garras clavadas en la piel

o despertar en un maullido de muerte.


A WIDOW IN WINTERTIME

Last night a baby gargled in the throes
Of a fatal spasm. My children are all grown
Past infant strangles; so, reassured, I knew
Some other baby perished in the snow.
But no. The cat was making love again.

Later, I went down and let her in.
She hung her tail, flagging from her sins.
Though she'd eaten, I forked out another dinner,
Being myself hungry all ways, and thin
From metaphysic famines she knows nothing of,

The feckless beast! Even so, resemblances
Were on my mind: female and feline, though
She preens herself from satisfaction, and does
Not mind lying even in snow. She is
Lofty and bedraggled, without need to choose.

As an ex-animal, I look fondly on
Her excesses and simplicities, and would not return
To them; taking no marks for what I have become,
Merely that my nine lives peal in my ears again
And again, ring in these austerities.

These arbitrary disciplines of mine,
Most of them trivial: like covering
The children on my way to bed, and trying
To live well enough alone, and not to dream
Of grappling in the snow, claws plunged in fur,

Or waken in a caterwaul of dying.

(de Mermaids in the basement: poems for women, Copper Canyon Press, 1984




Carolyn Kizer
(Spokane, Washington, EE.UU., 1925-2014)
PREMIO PULITZER DE POESÍA 1985
en De la nieve, los pájaros - Poesía de mujeres norteamericanas,
RiL Editores, Santiago, Chile, 2010
Traducción de Lisa Rose Bradford y Fabián O. Iriarte
Compilación Lisa Rose Bradford
para leer MÁS

2 comentarios:

una chica de ojos marrones dijo...

que sepas que me has "hecho" un regalo de navidad...
he buscado esta antología que mencionas, la he localizado en una librería argentina, y he pedido que me la envíen al despacho... cuando me llegue mi autorregalo de navidad en febrero, ya te contaré...
besos y gracias como siempre!

Miriam Tessore dijo...

Cuánto me alegro querida amiga! Me hace feliz tu decisión de llegar al libro, estoy segura que te encantará!

Felicidades!!! y unos cuántos abrazos!

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...