La mujer escribe y eso es lo que importa










24 de enero de 2016

David Mariné, Nunca seré una chica gunst - la noche como cita


Fotografía de Sebastian Bieniek



NUNCA SERÉ UNA CHICA GUNST - LA NOCHE COMO CITA

nunca seré una chica gunst,
escribir poesía es un parto que cuando se inicia 
ni el mejor de los padres anda preparado para la sangría,
para la fuerza vital de un verso,
-ajeno a tu control-
y del llanto íntimo y preciso anudado en la garganta del útero.

nunca seré una chica gunst
inquieto y abrumadoramente frágil os lo digo,
abierto en canal y lastimero,
cercano como el grito de la vida 
o la delicada pesadez de la muerte.

nunca seré una chica gunst, 
la savia empapa mis músculos.

odio a los pájaros que no hablan de sexo, 
odio a los árboles que te nombran de viejo,
porque sé de un viento desnudo
que es ritmo intensidad y respiro,
sé de una niebla iracunda que hace al horizonte minúsculo,
sé del náufrago en la noche de todos los abandonos,
sentado en la acera,
lanzando piedrecitas a las cloacas
como quien lanza ajorcas en el vientre de los muertos.

nunca seré una chica gunst
nunca tendré los zapatos de mil colores,
ni mi nombre lucirá de naranja y cicatrices,
nadie vendrá a fecundar 
-con un ojo en zozobra 
y otro en exterminio -
el resonar vacío y hueco de mis ovarios.

y la noche,
una vez más,
con sus arrojos y sus protestas
con sus bostezos,
inquieto sueño agostado como llama de una vela:

yo quise poseer una floristería 
una floristería pequeña, 
cercana,
amante,
una floristería donde reírse y despeinarse 
rodeado de nereidas 
y de marineros tibios con la entrepierna abultada.

porque amo el sarmiento de todas las inclinaciones,
amo la frágil arteria de los descosidos,
el cinturón oliváceo de tus ojos,
amo los lirios,
los rosales,
un árbol de jade,
la cima de todos los senos,
la risa del vagabundo,
el miedo de las tumbas.

nunca seré una chica gunst,
-la noche como cita -
preciso de la impaciencia
y del abandono,
preciso de la asfixia,
de la exclamación de quien es laureado
con un bello manojo de flores proscritas.





David Mariné 
(L’ Hospitalet de Llobregat, España, 1971)
para leer más en: HEMINGWAY NUNCA ESTUVO AQUÍ
su blog: INTEMPERANCIA VERBAL

3 comentarios:

P MPilaR dijo...

David
Mariné

tan grande!

gracias por traerlo

Julito Chés dijo...

En esa floristería de flores proscritas habría que comprar una vez por semana.
Lástima que esté en país lejano.

Lila Biscia dijo...

lo adoro a david <3

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...