La mujer escribe y eso es lo que importa










30 de abril de 2016

Fanny Rabel, La soledad...


Obra  de Fanny Rabel: El naufragio, 1983


Muchos dioses se derrumban en el curso de una vida: los padres que van haciéndose pequeñitos mientras uno crece; las convicciones que son de roca primero y que se nos   hacen de polvo después entre las manos; los amores que se agotan, los odios que se apagan, los hijos que se van... Toda nuestra vida luchamos contra la soledad. A veces logramos vencerla verdaderamente, cuando nos perdemos a nosotros mismos en el fuego   de las grandes causas, entre las multitudes poseídas de un mismo impulso, o en la   solidaridad fraternal frente a los grandes peligros.   En la amistad, en el amor...  existen, sí, los momentos de creación cuando de la soledad surge la plenitud. Y aquellos otros en   que la comunión con otro ser es tan completa que naufragamos en un mar alucinante donde no hay soledad. Y la hora en que creamos una nueva vida y sentimos que nunca, jamás volveremos a estar solos. Pero son momentos tan sólo fugaces, en una vida donde los seres humanos se buscan a tientas, ansiándose y destruyéndose a un tiempo;   donde murallas nos alejan a unos de otros, y en esa lucha queda únicamente, al final del camino, una compañera:  la soledad.



Fanny Rabel - Fanny Rabinovich Duval -
(Lublin, Polonia, 1922- México DF, 2008)
PINTORA/MURALISTA/GRABADORA/DIBUJANTE
Texto del catálogo de su exposición La soledad, México, 1962
un estudio sobre su OBRA
para leer una NOTA
y MÁS





Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...