La mujer escribe y eso es lo que importa










26 de abril de 2016

Laura Campmany, 3 poemas 3


Obra de Hogret


SONETO

En un soneto cabe cualquier cosa:
la tarde del revés, la golondrina
que asoló con sus alas mi oficina,
y el humo, convertido en mariposa.

Le cabe la certeza luminosa
del rayo que ni cesa ni fulmina.
Le cabe la soberbia gongorina
que urdió en la noche el nombre de la rosa.

Si abarcara universos literales,
campos, espigas, lunas, mares, montes,
que, por caber, le caben catedrales
y lirios que resumen horizontes.

¿Y dices que no cabe el amor nuestro?
Si me das un papel, te lo demuestro.

(de Del amor o del agua, La Almadraba, Bitácora, Madrid, 1993
Prólogo de Juan Van Halen / Premio de Poesía de la Feria del Libro de Madrid)




Fotografía de Andrea Kiss




EPITAFIO

Aquí yace, si yace todavía
y es tan siquiera polvo enamorado,
la que nunca os hubiera perdonado
que le cavaseis esta tumba fría.

La que aún después de muerta os desafía
a que la améis como os hubiera amado,
la que hubiera dormido a vuestro lado
con tal de devolveros la alegría.

Aquí yace y es triste, porque quiso
agotar la magnífica aventura
de ser mujer, y serlo por completo.

Dicen que  no creyó en el paraíso:
sospechaba que aquí en la sepultura
Iba a ser sólo un lóbrego esqueleto

(de Travesía del olvido, Madrid, Hiperión, 1998
Ganadora del XIII Premio Hiperión 1998)



Fotografía de Andrea Kiss





B O N U S  T R A C K



Mejor saberlo a tiempo: 
que un libro de poemas 
o es un mundo, o no es nada.

(de El ángel fumador, La Isla de Siltolá, 2012)





Laura Campmany 
(Madrid, España, 1962)
Reside en Bruselas
ESCRITORA/POETA/TRADUCTORA
para leer más en: POETAS SIGLO XXI

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...