La mujer escribe y eso es lo que importa










27 de abril de 2016

Lupe Gómez, La ironía no era posible


Fotografía de Alix Cléo Roubaud



LA IRONÍA NO ERA POSIBLE

Esta guerra 
que nos corta el cuerpo,
que nos abre y nos 
sacude y nos rompe.
Con la ilusión de escribir
pentagramas tristes, alegres,
amor y muerte a partes iguales.
Puse ropa negra sobre
un cuerpo cansado, y comencé 
la mañana cantando.
A él no quiero verlo, 
nunca más. Nunca más
la ofensa del amor.
¿Entiendes este silencio,
esta afronta...?
Una enfermedad triste
recorre mi piel, y 
me hace bailar alegre.
Esa contradicción de los cuerpos,
la locura del semen.
No me preguntes nada,
mírame a los ojos.
Me gusta el baile surrealista
de las focas.
Enseño mi cuerpo,
como si de una puta barata 
se tratase.
Cuando te vea
te contaré todo.
Pero aquí, en este refugio,
quiero ser yo. Maquillada,
para asistir a una fiesta.
Cuando te vea
Te hablaré de la tortura.
Cuando te vea 
te diré que estoy vacía.
Esta autodestrucción,
este vitalismo.
Esta cara cansada, 
después de correr mucho
y estar bebiendo en los bares.
Creo en la poesía, quizás
es en lo único que creo.
Hay muchas miradas distintas
en el mundo. La belleza.
Los camiones atravesando
las fronteras. La huida.
Tus viajes.
Escapando.
Estoy triste observando
el fin del mundo. El precipicio,
el lugar donde siempre están
los caballos. A veces estoy
en los tejados de las casas. Me gusta
mirar todo desde otros lados,
como en una operación quirúrgica
y complicada. Yo siempre
ando corriendo, y nunca 
tengo prisa. Me empeño
en ser puntual.
Tú caminas hacia tu trabajo,
con las manos libres.
Algún día, en la guerra, 
venderemos partes
de nuestros cuerpos.
Y comerciaremos
con el odio. Con la venganza.
Abriéndonos
Muchas brechas.
No tengo coche
ni quiero tenerlo.
Tengo gangrena en un pie, pero
no importa. Bailo, aplastada
por el autobús.
Quizás sea cierto 
que la tristeza 
no nos lleva
a ninguna parte, pero yo no
puedo parar la fuerza y el
poder de los camiones.
Hay que cavar la trinchera.
Rápido.
Absorbidos por el gran imperio.
Abandonemos
la inteligencia.
Pero la ironía
no era posible.
Y yo me eché a llorar,
llorando sangre.
Me duele el interior
del cuerpo. Salgo a la calle, y
veo el sol, esta alegre 
primavera.
La ironía se tornó
inalcanzable.
Pintar el pelo,
en esta guerra.
Tú y yo, 
danzando.
En la muerte de todo.
En la oscuridad.



A IRONÍA NON ERA POSIBLE

Esta guerra
que nos corta o corpo,
que nos abre e nos
sacode e nos rompe.
Coa ilusión de escribir
pentagramas tristes, alegres,
amor e morte a partes iguais.
Puxen roupa negra sobre
un corpo canso, e encomecei
a mañá cantando.
A el non quero velo,
nunca máis. Nunca máis
a ofensa do amor.
Entendes este silencio,
esta afronta...?
Unha enfermidade triste
percorre a miña pel, e
faime bailar alegre.
Esa contradicción dos corpos,
a loucura do seme.
Non me preguntes nada,
mírame aos ollos.
Gústame o baile surrealista
das focas.
Amoso o meu corpo,
como se dunha puta barata 
se tratase.
Cando te vexa
contareiche todo.
Pero aquí, neste refuxio,
quero ser eu. Maquillada,
para asistir a unha festa.
Cando te vexa
falareiche da tortura.
Cando te vexa
direiche que estou baleira.
Esta autodestrucción,
este vitalismo.
Esta cara cansa,
despois de correr moito
e estar bebendo nos bares.
Creo na poesía, quizais
é no único que creo.
Hai moitas olladas distintas
no mundo. A beleza.
Os camións atravesando
as fronteiras. A fuxida.
As túas viaxes.
Escapando.
Estou triste observando
a fin do mundo. O precipicio,
o lugar onde sempre están
os cabalos. Ás veces estou
nos tellados das casas. Gústame
mirar todo dende outros lados,
como nunha operación cirúrxica
e complicada. Eu sempre
ando correndo, e nunca
teño présa. Empéñome
en ser puntual.
Ti camiñas cara ao teu traballo,
coas mans libres.
Algún día, na guerra,
venderemos partes
dos nosos corpos.
E comerciaremos
co odio. Coa vinganza.
Abrindo en nós
moitas fendas.
Non teño coche
nin quero telo.
Teño gangrena nun pé, pero
non importa. Bailo, esmagada
polo autobús.
Quizais sexa certo
que a tristeza
non nos leva
a ningures, pero eu non
podo parar a forza e o
poder dos camións.
Hai que cavar a trincheira.
Axiña.
Absorbidos polo grande imperio.
Abandonemos
a intelixencia.
Pero a ironía
non era posible.
E eu boteime a chorar,
chorando sangue.
Dóeme o interior
do corpo. Saio á rúa, e
vexo o sol, esta alegre
primavera.
A ironía tornouse
inalcanzable.
Pintar o pelo,
nesta guerra.
Ti mais eu,
danzando.
Na morte de todo.
Na escuridade.





Lupe Gómez - Guadalupe Gómez Arto- 
(Fisteus Curtis,  La Coruña, España, 1972)
de O útero dos cabalos, Espiral Maior, 2005
Traducción del gallego de María Besteiros
para leer MÁS
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...