La mujer escribe y eso es lo que importa










2 de junio de 2016

Mekeel McBride, Caldero


s/d del autor de la fotografía


CALDERO

Una vieja se cansa de su rostro triste
así que llena su tazón de sopa con agua fresca
y mira entonces el pequeño lago hasta que ve
su reflejo flotar allí pero suavizado.
Sonríe, y cuando lo hace,
su tristeza se tropieza en el tazón,
con la sorpresa de verse por fin aligerada un poco.
Luego lleva el tazón a lo alto en la maleza
y lo deja allí para que las lenguas ásperas
de los gatos callejeros lo rasguñen;
para que la luz de las estrellas se repare en él.
Ahora bien, quién sabe si ella es vieja,
o joven, esta mujer que conjura la desesperanza.
Que ríe cuando pela las pieles arrugadas
de las patatas rosadas, las echa luna
a luna en el caldero de la noche: nueva sopa de raíces.



KETTLE

An old woman gets tired of her sad face
so she fills her soup bowl with fresh water
then stares into that small lake until she sees
her reflection floating there but softened.
She smiles and when she does that,
her sadness gets tricked into the bowl,
surprised to be lightened a little at last.
Then she takes that bowl into high grass
and leaves it there for the rough thongues
of homeless cats to scratch across;
for starligth to men itself in.
Now, who knows whether she is old
or young, this woman who tricks away despair.
She's laughing as she peels the wrinkled skins
from red potatoes, drooping them moon
by moon into evening's keetle: new root soup.






Mekeel McBride (EE.UU.)
en Líneas conectadas, Nueva Poesía de los Estados Unidos,
Sarabande Books, 2006 / Editado por April Lindner
Traducción de Zulai Marcela Fuentes
su BLOG
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...