La mujer escribe y eso es lo que importa










21 de agosto de 2016

Joan Larkin, 2 poemas 2


Kate Winslet , fotografía de Peter Lindbergh 


GANAS

Ella quiere una casa repleta de tazas y los fantasmas
de las lesbianas del siglo pasado. Yo quiero un apartamento
impecable, un ordenador rápido. Ella quiere una estufa de leña,
una tonelada de fresno, un hacha; Yo quiero
un hornillo de gas limpio. Ella quiere una hilera de frascos:
avena, cilantro, aceite de oliva virgen.
Yo no quiero guardar nada. Ella quiere naranja y clavo
perfumando la casa, sábanas de lino, colchitas de retales, 
álbumes de recuerdos. Ella quiere
reuniones en Wellesley. Yo quiero suelos relucientes,
el reflejo del río. Ella quiere gambas, un fuego lento y sal;
ella quiere chocolate. Yo quiero un bol de raku,
el vapor emanando del arroz. Ella quiere cabras,
pollos, niños. Crianza y llanto. Yo quiero
el viento del río refrescando habitaciones despejadas.
Ella quiere cumpleaños, teatros, peonías y lirios.
Yo quiero palabras como láseres. Ella quiere la ternura
de una madre. Un roce tan ancestral como el río.
Yo en una mujer quiero la astucia de una raposa.
Ella está en su ciudad, reuniéndose
con su fecha de vencimiento.
Yo, afuera, en mi pueblo de fábricas y telas, de noche
con el perro, escuchando el tintinear
de las campanas de viento, pensando
en estos doce años de ganas, por separado y juntas.
Nos hemos besado todo el fin de semana; queremos
recorrer esas cien millas e intentarlo de nuevo.

Traducción de Carmen Callejo




QUERER

Ella quiere una casa llena de tazas y fantasmas
de las lesbianas del siglo pasado; Yo quiero
un impecable apartamento, un ordenador rápido. Ella quiere un hogar
tres cuerdas de ceniza, un hacha; Yo quiero
un hornillo de gas limpio. Ella quiere una hilera de tarros:
avena, cilantro, aceite virgen;
No quiero guardar nada. Ella quiere frasquitos de perfume,
ropa de cama, de bebé, libros de recuerdos. Ella quiere las reuniones
de Wellesley. Yo quiero la reluciente tarima, la reflexión
del río. Ella quiere las gambas, el sudor y la sal;
Ella quiere chocolate. Yo quiero un raku,
de arroz cocinado al vapor. Ella quiere cabras,
pollitos, niñitos. Llantos y lactancia. Yo quiero
que el viento refrescante del río limpie las habitaciones.
Ella quiere cumpleaños, teatros, banderas, peonias.
Yo quiero palabras como láseres. Ella quiere la ternura
de una madre. El tacto anciano del río.
Yo quiero una mujer de ingenio rápido como una raposa.
Ella está en su ciudad, paseando
con el perro, escuchando el tañir de las campanas del viento, pensando
en los doce años de querer, aparte y a la vez.
Nos hemos besado todo el fin de semana; queremos
alejarnos cientos de millas e intentarlo de nuevo.

extraído de: CÁMARA DE NIEBLA
Traducción de Ana Gorría


WANT

She wants a house full of cups and the ghosts
of last century’s lesbians; I want a spotless
apartment, a fast computer.  She wants a woodstove,
three cords of ash, an axe; I want
a clean gas flame.  She wants a row of jars:
oats, coriander, thick green oil;
I want nothing to store.  She wants pomanders,
linens, baby quilts, scrapbooks.  She wants Wellesley
reunions.  I want gleaming floorboards, the river’s
reflection.  She wants shrimp and sweat and salt;
she wants chocolate.  I want a raku bowl,
steam rising from rice.  She wants goats,
chickens, children.  Feeding and weeping.  I want
wind from the river freshening cleared rooms.
She wants birthdays, theaters, flags, peonies.
I want words like lasers.  She wants a mother’s
tenderness.  Touch ancient as the river.
I want a woman’s wit swift as a fox.
She’s in her city, meeting
her deadline; I’m in my mill village out late
with the dog, listening to the pinging wind bells, thinking
of the twelve years of wanting, apart and together.
We’ve kissed all weekend; we want
to drive the hundred miles and try it again.

(de Cold River: Poems, Painted Leaf Press, 1997)



Kate Winslet , fotografía de Peter Lindbergh 



CHICA ROTA

Seconal y vino   Yo vivía en la calle,
dormía allá donde la noche me encontrase
edificios abandonados
cajas
siempre quiere más de ti,
quiere que bebas.
No importa si mueres.
Yo no importaba

Entonces llegó una noche en que no tenía nada,
subí a un tejado para suicidarme.
Primero recé:

toma esta decisión,
déjame morir
o vivir.
Un largo sonido.
Wa.... el sonido de la vida
entró en mi cuerpo como una respiración

Me sostuvo. Era cálido,
una campana balanceándose en mi pecho,
una campana de emociones
brillando dentro de mí.
Luego el silencio. Paz.
Fue ahí que dejé el alcohol.
Después de una visión, tienes que hacerlo
para que la próxima pueda llegar a ti.

Quiero que tú conozcas esto
a veces creo que no lo conseguiré,
ayer las voces estaban cantando
suicídate .. esto
sigue y sigue, por años, después de las drogas.
Ahora mismo, estoy viva.
Y agradecida.
Cuando te parezca difícil de creer:
mírame

Traducción de Carmen Callejo


BROKEN GIRL

seconal and wine   I lived on the street
I slept wherever night found me
abandoned buildings   boxes   always
it wants more from you
it wants you
to drink
it doesn’t mind if you die
I didn’t mind

there came a night I had nothing
I went on a roof to kill myself
I prayed first   You
make the decision   let me die
or live
a long sound
Wa . . .   the sound of life
entered my body like a breath

held me   it was warm
a bell hung in my heart
a bell of feeling
glowed in me
then the silence   peace
it was then I got sober
after a vision you have to do it
so the next one can come to you

I want you to know this
sometimes I think I won’t make it
yesterday voices were singing
kill yourself   this
goes on for years after the drugs
right now I’m alive   grateful
if you find it hard to believe
look at me

(de A Long Sound, Granite Press, Penobscot, Maine, 1986)




Joan Larkin
(Massachusetts, Estados Unidos, 1939)
su WEB

3 comentarios:

una chica de ojos marrones dijo...

Impresionantes los dos!!
Gracias!!

María Socorro Luis dijo...


Bellos y profundos, como la noche.

Abrazo

Dot dijo...

speechless, me ha gustado sobre todo el primero

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...