La mujer escribe y eso es lo que importa










29 de septiembre de 2016

Analía Giordanino, 3 poemas 3


Obra de Karine Léger



LIMPIEZA DE ROPEROS

Cuando tiro, cuando ordeno y cuando limpio
me desprendo de los caprichos de la memoria:
valores históricos fugaces,
tacos de una sola fiesta,
vestidos de talle volátil
que iniciaron algo y que ahora son
copas desparramadas
sin el cumpleaños feliz.

Cuando tiro, cuando ordeno y cuando limpio
canto una canción nueva.

A la luz del sol me muevo, trabajo
como pequeña partisana y canto:
¡Oh, bella, adiós,
bella, adiós,
bella, adiós!

(de Terrícola, Iván Rosado, Rosario, 2015
Selección, edición y prólogo de Julia Enriquez,
Daiana Henderson, Bernardo Orge,
CCPE AECID :e(m)r; ES, 2015)


Obra de Karine Léger



PUNTADA CON HILO

Cuando enhebrás una aguja
a veces el hilo que se enhebra se afina
por zonas diminutas.
Hay que mojarlo con la lengua
para que entre en el ojo de la aguja.
A veces no entra.
El ojo puede ser grande
y entonces parece que es fácil enhebrar.
Es fácil. Pero después
la punta te abre
un redondel grande en la tela
en la trama.
Y el nudo que amarra costura
al final del hilo se pierde
pasa como agua.

Las agujas que sirven
son las de ojo chico:
para costuras a mano
para ruedos finos
para puntada escondida.

Una costura a mano se resuelve así:
levantás un hilo de la trama visible
das la lazada arriba
(esa tela no se verá,
no importa si picás grande)
terminás el punto abajo
(queda un ángulo agudo)
en otro hilo de la trama visible.

Es como los dos caminos: el ancho y el difícil.
¿Te acordás de las figuritas difíciles?
Pocas había. Muchos sobres había que comprar.
Si el hilo es nuevo y no hay irregulares en el enrolle
tampoco quita que sirva una aguja de ojo grande.
Pasa lo mismo: la puntada corre y no queda.

Yo no quiero decir nada con esto.
Pero algo quiero decir.

El amor es un trabajo como cualquier otro.

(en Yo soñaba con comprarme una combi, Erizo Editora, 2013)





Obra de Karine Léger



DESPIERTA

Este insomnio
es como la planta de apio
que compré hoy y se ramifica,
lo abro rama por rama,
desnudo su cabellera
y arde su cresta verde.

Otro día tendrá distinta apariencia
y lo despuntaré
como al lápiz que rompe su grafito.
Escribiré con él
con los dedos acurrucados
alrededor de la madera pretenciosa.

Pero hoy tengo este tallo jugoso y descosido.

Nunca tuve un insomnio así,
tan naturista.

(de Nocturna, Ediciones Diatriba, 2009)




Analía Giordanino
(Santa Fe, Argentina, 1974)
POETA/NARRADORA/PROFESORA DE LETRAS
para leer más en: POETAS ARGENTINOS
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...