La mujer escribe y eso es lo que importa










26 de septiembre de 2016

Patricia Díaz Bialet, 3 poemas 3


Mariacarla Boscono fotografiada por Peter Lindbergh



COMO LOS GATOS

Caigo siempre de pie como los gatos.

Pero no tengo su misma suerte.


Ellos no saben del amor subterráneo de los deseos impuros.
No sospechan su desazón en el imán apesadumbrado del abismo.

No tengo su misma suerte.

A mí me ubican  frente a los estrados
y me acusan de ser cruel y acostumbrada al dolor.


Sin embargo
sonrío mágicamente después de las despedidas
y caigo de pie como los gatos

una vez más.

(de El hombre del sombrero azul, 1999
en Con un tigre en la boca - Manual de los amantes,
Compilación de Patricia Díaz Bialet, DLG, Ediciones del IMFC, 2015)



Mariacarla Boscono fotografiada por Peter Lindbergh



A CUATRO MANOS

Imposible sostener mi vida.

A cuatro manos balanceo el desorden
y los burdeles pegajosos de la memoria.

Pero es imposible sostenerla.

Retener al ángel asustado de lo que no vuelve
o derrochar el poco tiempo que me queda.

Imposible recordar mi vida.

Olvido mis errores por completo.





Mariacarla Boscono fotografiada por Peter Lindbergh



DE CUANDO APRENDÍ A NO AMAR

Ya no estoy aquí
No he cambiado de lugar
Pero ya no estoy aquí
VASKO POPA


y entonces los demás me atraen me cobijan me gobiernan
pero bien internado en mi muslo hay algo de avestruz que huye
algo de vértigo profundo de malabar equivocado

por eso algo de mí
no todo
algo de mí se despedaza se quiebra se anquilosa
y regresa serenamente con sus escombros a su lugar de animal doméstico

y también algo de mí se yergue en caja de bestia
y me lanza estrepitosa hacia tu cuello erguido
hacia tu siemprenunca transparente en la promesa

algo de mí se evapora cuando me atraen me cobijan me gobiernan
cuando en este mismo sillón el dedo infame me corrompe
cuando justo debajo de tus glúteos se desenvuelve la parsimonia exacta
cuando entreveo vellos en septiembre
hombres duchas jabones diezmados en fricción tremebunda

por eso declaro que algo de mí
no todo
se repone a sí mismo el coto de ciervos malheridos

algo de mí se fuga envuelto en palabras
mientras miento felizmente en descaro de ahogo
y vuelvo a abofetear el aire
y me elevo desierta de mí
como se eleva el alma de celofán de los niños cuando mueren


un departamento en la calle Posadas, Buenos Aires

(de Agualava, 2009
en Con un tigre en la boca - Manual de los amantes,
Compilación de Patricia Díaz Bialet, DLG, Ediciones del IMFC, 2015)




Patricia Díaz Bialet 
(Buenos Aires, Argentina, 1962)
POETA/TRADUCTORA/PERIODISTA CULTURAL
para leer MÁS

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...