La mujer escribe y eso es lo que importa










1 de noviembre de 2016

Ángela Gentile, 3 poemas 3



Fotografía de Marisa S White




IV

El dorso de mi mano huele a tierra,
miro el destiempo en las enredaderas
mientras mis pies alumbran los astros
de la casa.
Bebo un vino sin salvar la oscuridad
y muero en la alevosía de la duda.
No beso bajo la lluvia,
solamente rozo
la revolución del agua.




Fotografía de Cig Harvey



X

La alquimia ha roto por enésima vez el origen
y la fortuna es un mandala que no regresa.
                                                               Aún así amanece.
Todo milagro es un camino al verbo,
un país de encaje entre los dientes del hombre.
Esta oblicua mirada de rocío,
la garra de cuarzo del felino que soy
en lo fugaz de toda huella.





Fotografía de Cig Harvey



XII

Desde mi mano-viento
emigra la tarde en sombras.
Sólo recupero las estrellas
cuando regreso desprevenida
de la noche
a bautizar dioses de miradas azules.
Imito la rebelión
y danzo sobre el corazón recién nacido.
                              Todo aquello que he amado
acompaña el vuelo de esta milenaria
mirada que no me pertenece.





Ángela Gentile
(Berisso, Buenos Aires, Argentina, 1952)
ESCRITORA/DOCENTE/TRADUCTORA
de EscenografíasColección Fénix, 
Ediciones del Copista, Córdoba, 2005
para escucharla leer su poesía ACÁ
para leer más en: CUADERNOS ORQUESTADOS
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...