La mujer escribe y eso es lo que importa










14 de noviembre de 2016

Belén Iannuzzi, 4 poemas 4 (II)


Fotografía de David D.



ENCENDERÉ UN FUEGO

Es de noche 
en la curva 
donde debo torcer 
el camino.

La noche se atraviesa
como un jinete 
corta en seco
el campo oscuro.

Soldaré metales
y así se soldará mi corazón.

Moldearé arcilla
y así suavizaré mi corazón.

Encenderé un fuego
y así se purificará mi corazón.

Trabajaré la tierra cada día
y así mi corazón se volverá fértil
cada día
cada día.



Fotografía de Ines Rehberger



LOS HOMBRES

Los hombres que admiro
llevaban barba:
Kropotkin
Darwin
Jesús.

Nadie entiende que
tuve que construir
mi Edipo al revés,
como un espantapájaros.

Porque ahora que
entramos solas
a los cuarteles
cuando es de día
y ya no hay soldados,

mi padre se pregunta
sorprendido, qué es lo que hizo mal,
cómo es posible que hayamos salido
tan zurdas y friolentas.




Fotografía de Han Cheng Yeh



ORQUÍDEA

En el silencio de las casas vacías
aparecen
los fantasmas de los jardines
a la noche.

Recojo piedras
arranco yuyos.

Cuando termine la estación de las lluvias
lámparas de araña con forma de orquídea
proyectarán sobre la pared una película muda.

Manchas inmóviles y luminosas
de lo que hay dentro de mí.




Fotografía de David D.



LA QUEBRADA

Intención del día: no dejarme vencer por la melancolía
Intención de la semana: juntar plantas y flores
Intención del mes: amanecer con el primer sol
Intención del año: subir la quebrada
Intención de la vida: abrigarme





Belén Iannuzzi 
(Buenos Aires, Argentina, 1979)
de Encenderé un fuego, La Carretilla Roja Ediciones, 2016
Ilustración de tapa de Amanda García Martín
para leer una reseña en: LÚCUMA
para leer MÁS


Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...