La mujer escribe y eso es lo que importa










3 de abril de 2017

Maggie Smith, Integridad


Fotografía de Lucy Hilmer



INTEGRIDAD

La vida es corta, aunque se lo oculto a mis hijos.
La vida es corta, y yo he acortado la mía
de mil deliciosas y desaconsejables maneras,
mil deliciosas y desaconsejables maneras
que oculto a mis hijos. El mundo es al menos
un cincuenta por ciento terrible, y esa es una estimación
conservadora, aunque la oculto a mis hijos.
Para cada pájaro hay una piedra arrojada al pájaro.
Para cada niño amado, un niño roto, embolsado,
hundido en un lago. La vida es corta y el mundo
es como al menos la mitad de terrible, y por cada extraño
amable, existe uno que te romperá,
aunque se lo oculto a mis hijos. Trato
de venderles el mundo. Cualquier agente inmobiliario decente,
que te lleva a recorrer una verdadera pocilga, canturrea sobre
la integridad. Este lugar podría ser bello,
¿no es cierto? Tu puedes embellecer este lugar.


GOOD BONES

Life is short, though I keep this from my children.
Life is short, and I’ve shortened mine
in a thousand delicious, ill-advised ways,
a thousand deliciously ill-advised ways
I’ll keep from my children. The world is at least
fifty percent terrible, and that’s a conservative
estimate, though I keep this from my children.
For every bird there is a stone thrown at a bird.
For every loved child, a child broken, bagged,
sunk in a lake. Life is short and the world
is at least half terrible, and for every kind
stranger, there is one who would break you,
though I keep this from my children. I am trying
to sell them the world. Any decent realtor,
walking you through a real shithole, chirps on
about good bones: This place could be beautiful,
right? You could make this place beautiful.






Maggie Smith
(Columbus, Ohio, EE.UU., 1977)
Versión original en inglés extraída de Waxwing Literary Journal
Traducción de Silvia Camerotto
en TWITTER
su WEB

No hay comentarios:

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...