La mujer escribe y eso es lo que importa










5 de abril de 2017

Rowena Hill, 4 poemas 4 (+1)


Obra de Reisha Perlmutter


RESTOS SUBMARINOS

Sólo materiales feroces
sobreviven en la capa más profunda,
gemas gastadas, residuos
inalterables de la corrosión.

Hundida miles de tempestades más tarde,
una vajilla de porcelana
celebra la constancia
de los modales humanos.

A las paredes de naufragios más recientes
se adhieren banalidades;
allí no hay perlas que alumbren reinos.
La nostalgia no vale la pena rescatarla.

extraído de: TINTA CHINA REVISTA DE LITERATURA




Fotografía de Marisa S. White



MÁS ALLÁ DE GRAVES

La poesía no pesa
pero mata...

Sube a borbotones desde el fondo
movedizo del alma colectiva

inflando imágenes de caballos,
de tréboles y tragedias amorosas
y soles negros,
echándolas a volar como globos
en el cielo del lenguaje

Su vaho como un huracán
sacude el armazón de la poeta,
arrasa con sus certidumbres,
la despoja una y otra vez.

La consuela vislumbrar el varón de manos grandes
y mirada oscura, enraizado en el mismo lecho,
regado por las mismas tormentas.

Ella le pide aparecerse en carne y hueso
pero él no promete nada,
el viento le sacude el cabello.





Obra de Pakayla Biehn




DE LOS ÁRBOLES

El astronauta en órbita
no ve una por una las plantas que crecen.

El soñador que levita
por encima de la curva de la tierra
ve la madre de todos los sueños -

las selvas son su cabello; se paran
tendiendo innumerables horquetas
hacia el padre sol;

bosques y matorrales
brotan en su monte de Venus
en sus axilas
y en su labio de mujer morena.




Fotografía de Ines Rehberger



DECRÉPITA

No me hace falta mirarme en el espejo,
muestra sólo lo plano de la historia,
desde que mi edad se engranó con la de la tierra
y compartimos nuestra decrepitud.

Observo erosionarse mi cara,
hervir mis jugos rancios,
mis dientes son brechas en su sonrisa
y nuestros muslos son desiertos.

A través de quemaduras en el cielo
el sol nos cornea
y nuestros cánceres cuajan despacio
bajo el gotear de una lluvia ácida.

Bulle lava en nuestras oquedades,
amenazamos con mareas saladas
y la inocencia se ha secado
en nuestros atardeceres.

(de Legado de sombras, Monte Ávila Editores, Caracas, 1997)


DECREPIT

I don’t have to look in the mirror,
its tale is spread around me
since my age meshed with earth’s
and we share decrepitude.

I watch my face erode
while stale juices simmer,
we smile through gaps in our teeth
and our thighs are desert.

The sun savages us
through scorch-holes in the sky
and our cancers clot slowly
under acid raindrops.

Our hollows fill with ash,
our eggs are dry and wasted;
innocence has ebbed away
from evening brilliance.






Seppuku Drawing



VIII

La espada de samurai
desamor

me abrió desde la coronilla

en la oquedad no consigo alma

sólo espacio

espacio


(de Últimos ritos, Arquitrave Editores)




Rowena Hill
(Cardiff, Gales, 1938)
Reside en Venezuela desde 1974
con intervalos en India
POETA/INVESTIGADORA/TRADUCTORA/
ESTUDIOSA DE LAS CULTURAS ORIENTALES
para leer más en: ALFABETO DE HUMO
su WEB


No hay comentarios:

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...