La mujer escribe y eso es lo que importa










4 de julio de 2017

Luci Tapahonso, Hills Brothers Coffee





HILLS BROTHERS COFFEE

Mi tío es un hombre pequeño.
En Navajo, lo llamamos, “shidá'í,”, 
es el hermano de mi hermana.

Él no habla inglés,
pero su nombre blanco es Tom Jim.
Él vive a un kilómetro y medio de aquí
al final del camino.

Una mañana se sentó en la cocina,
bebiendo café.
Acabo de llegar, dijo.
La tienda es adonde me dirijo.

Él me cuenta cómo mi madre parece desaparecer
cada vez que él llega.
Quizá ella me ve llegando
luego corre a su auto
¡y aprieta el acelerador!
dice sonriendo.

Ambos sonreímos tan sólo imaginando a mi madre
saltando a su auto y yendo a toda velocidad.

Le sirvo más café
y él le agrega azúcar y crema
hasta que parece como si fuera una malteada de chocolate.
Luego ve la lata de café.
¡Oh, ese es el café del hombre con un vestido
que parece un cura. 
Ah-h, éste es el que me gusta.
Muy buen café.

Me siento nuevamente y me dice,
algunos cafés no tienen fuerza.
Pero éste es único.
Me hace bien.

Nos sirvo una taza a ambos
y mientras esperamos a mi madre,
sus ojos se arrugan con una sonrisa y dice,
Sí, oh sí. Esto sí es un café
(agregando más azúcar y crema).

Por eso siempre compro Hills Brothers Coffee.
Una o tal vez dos veces al día,
tomo una taza de café 

me hace sentir muy bien.




HILLS BROTHERS COFFEE

My uncle is a small man.
In Navajo, we call him, "shidá'í,"
               my mother's brother.

He doesn't know English,
               but his name in the white way is Tom Jim.
               He lives about a mile or so
               down the road from our house

One morning he sat in the kitchen,
drinking coffee.
               I just came over, he said.
               The store is where I'm going to.

He tells me about how my mother seems to be gone
every time he comes over.
               Maybe she sees me coming
               then runs and jumps in her car
               and speeds away!
               he says smiling.

We both laugh-- just to think of my mother
jumping in her car and speeding.

I pour him more coffee
and he spoons in sugar and cream
until it looks almost like a chocolate shake.
Then he sees the coffee can.
               Oh, that's the coffee with the man in a dress,
               like a churchman.
               Ah-h, that's the one that does it for me.
               Very good coffee.

I sit down again and he tells me,
               Some coffee has no kick.
               But this one is the one.
               It does it good for me.

I pour us both a cup
and while we wait for my mother,
his eyes crinkle with the smile and he says,
               Yes, ah yes. This is the very one
               (putting in more sugar and cream).

So I usually buy Hills Brothers Coffee.
Once or sometimes twice a day,
I drink a hot coffee and

               it sure does it for me.





Luci Tapahonso
(Shiprock, Nuevo México, EE.UU., 1953)
de Sáanii Dahataal: The Women Are Singing, Sun Tracks, volume 23 
Tucson: University of Arizona Press, 1993
extraído de: TERRA ÍGNEA
para leer más en: LA JORNADA
MÁS





No hay comentarios:

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...