La mujer escribe y eso es lo que importa










12 de julio de 2017

Raquel Bluvstein, 4 poemas 4


Fotografía de Fanny Latour-Lambert


Sí, mejor que quede en el olvido su amargo recuerdo,
así la libertad me llamará de nuevo.
No anhelaré el fulgor de la hoguera del pasado
ni mendigando tenderé la mano.

Sí, mejor que mi alma sea del universo,
que ni un solo hombre, nadie la pueda dominar;
he fortalecido y firmado como antes mi pacto
con el cielo y el campo.





Fotografía de Fanny Latour-Lambert



Más de una vez, en el verano, al declinar el día,
a la luz apagada del ocaso,
me iba a ti y largos ratos
escuchaba la voz de tu cantar:
“Pequeña y pobre es mi morada
y en ella vivo solitario…”

Ese recuerdo brilla y vive en mí,
ese silencio, la ternura
 y la triste dulzura que tu cantar
sabía verter sobre el alma.
“Pequeña y pobre es mi morada
y en ella vivo solitario…”

Y a veces me parece, al declinar el día,
cuando domina en mí la melancolía de las sombras,
que aún como antes llega a mi oído
aquella candorosa melodía:
“Pequeña y pobre es mi morada
y en ella vivo solitario…”



Fotografía de Fanny Latour-Lambert




Cerraré las puertas de mi corazón,
tiraré la llave al mar -
para que no tema el corazón
tu encuentro, tu voz desde lejos. 
Mis mañanas han sido grises,
mis tardes, suspiros,
y, de entre mis consuelos, uno:
que es mi mano la que lo ha hecho






Fotografía de Fanny Latour-Lambert



Apresaré la mirada de tus ojos,
la apresaré y la encerraré en un poema





Raquel Bluvstein
(Vyatka, Rusia, 1890 - Tel Aviv, 1931)
en Poemas de Raquel Bluvstein, Editorial Riopiedras, 1985
Introducción, traducción y notas por Ana María Bejarano
para leer algunos poemas traducidos al catalán en VEUS BAIXES
para leer MÁS

No hay comentarios:

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...